EN CANCÚN 

GINECÓLOGOS EN CANCÚN Y PLAYA DEL CARMEN

Directorio de Ginecologos en Cancún le brinda especialistas en ginecologìa que aplican sus servicios en Cancún Q.Roo. Ginecología significa literalmente ciencia de la mujer y en medicina hace referencia a la especialidad médica y quirúrgica que trata las enfermedades del sistema reproductor femenino (útero, vagina y ovarios). Además existe, en relación con lo expuesto antes, la especialidad de obstetricia, a tal punto que casi todos los ginecólogos modernos son también obstetras; véase Obstetricia y ginecología.

 

medicosencancun

Dra. Perla Hernández Ojeda
Consultorio Médico de Especialidad Ginecología y Obstetricia.

Ced.Prof. 2490080

Obstetricia, Colposcopia, Histeroscopía,

Cirugía Laparoscopica, Oncología Ginecologica.

 

Hospital Galenia 3er piso Consultorio 314
Av.Tulum Sm12 Mza 1

Citas. 998 802 11 37

 

 

359854hospiten

Dr. Eduardo Manuel Espadas Reyes
Ginecoloía y Obstetricia
Ced.2300673 Esp AE12000
Hospiten Cancún
Av.Bonampak Lote 7 Mza 2 SM10

Tel.881- 37-38/39 881-37-00
Cel.(998)213-86-44

espadasrey@hotmail.com

 

logogalenia

Dra. Perla Blanca Hernández O.
Ginecologia y obstetricia 

Oncologia Ginecologica

Galenia Hospital

Tel.(998)802 1137

 

descarga

Dr. Oriol Olivera Rodríguez
Ginecologo

Amerimed American Hospitals

Nichupte y Bonampak
Tel.(998)884 1577
Cel.998 860 0555
Nextel 185 3072

 

Dr. Juan Antonio Trujillo Pérez
Ginecología y Obstetricia
Colposcopia
Ced. Prof. 4876987
Ced. Esp. 7605831

Unidad Médica de alta especialidad. Hospital de Ginecoobstetricia No. 4, “Luis Castelazo Ayala”. UNAM.

Atención de Parto Humanizado

Te brindamos la oportunidad de que tu parto sea una experiencia inolvidable, sin miedos y como siempre has soñado:

Sin dolor (con técnicas naturales y/o medicamentos)
En compañía de tus seres queridos.
Ambiente agradable.
A tu ritmo, respetando los tiempos de tu bebe, sin prisas.
Libertad de posiciones en el trabajo de parto y durante el parto.
Sin uso de sueros intravenosos (solo es necesario en caso de urgencias).
Pinzamiento del cordón por tu pareja, en el tiempo correcto.
Contacto piel con piel desde el primer minuto de vida.
Inicio precoz de lactancia materna, para mantener siempre el vínculo con tu bebe.
Otros Servicios:

Embarazo de alto riesgo
Revisión ultrasonográfica
Infecciones femeninas
Alteraciones menstruales
Climaterio y menopausia.
Sexualidad.
Prevención en la mujer
revisión mamaria, citología cervical (Papanicolaou), colposcopia y biopsias.
Medikids
Calle 22 x 33 esq. #270-A Montereal, Mérida, Yucatán.

Tel: 9440786
Cel: (999)2761647

email: tonotp@hotmail.com

Seguir

Eder Benítez Castañeda
Ginecología y Obstetricia.
Ced. Prof 6118014 Ced. Esp. 10597533
Ginecologia Endocrinologica
Master en fertilidad y genética.

*Colposcopia / Climaterio y Menopausia U.N.A.M Universidad de Alcalá (España)
Hospital General de México
Universidad Internacional Menéndez Pelayo (España).
*Participante en society reproductive endocrinology and infertility (uk)
*American society for reproductive medicine (usa).
*Miembro activo de international society of gynecological endocrinology
*Federación latinoamericana de sociedades de obstetricia y ginecología
*Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia
*Certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia.

Atención a :

Control del embarazo
Partos y cesáreas
Enfermedades de las glándulas mamarias
Planificación familiar
Ultrasonidos (útero, ovarios, mamas y embarazo)
colposcopia diagnóstico y tratamientos
Climaterio y menopausia
Endometriosis
Síndrome de ovario poliquístico
Trastornos hormonales
Ginecología del adolecente
Control hormonal de peso
Preparación internacional para ti…

CEDIMMONT.
calle 50 por 47 y 45 #206 Francisco de Montejo 97203 Mérida Yucatán

Teléfono: 999 386 3828

www.endocrinologiaginecologica.com.mx

Email. saludmujerdemexico@hotmail.com
Tel urgencias: 999 369 4165

Dr. Yhadin G. Miranda Labra
Ginecología Y Obstetricia

Alta Especialidad en Patología de Tracto Genital Inferior y Colposcopía

Ced. Esp. 9443703

Servicios y tratamientos:

Colposcopía dinámica
Papanicolauo
Detección Biomolecular del Virus de Papiloma
Embarazo de Alto Riesgo
Check up Ginecologico
Androscopía
Vacunación
Torre Cenit | Consultorio 1101

Calle 15 Num. 501 x 18 y 22 Fraccionamiento Altabrisa

yhad.miranda.labra@gmail.com

Tel: 9992184033
SITIO WEB

Seguir

GINEVA

Clínica Ginecológica

Dr. Felix Jose Molina
Ced. Prof.5869225 Ced. Esp.8688062

Dr. Oswaldo A. Gonzalez Colli
Ced. Prof.5793817 Ced. Esp.8459256

Dra. Marisol Peraza
Ced. Prof.7840585 Ced. Esp. en tramite

Dra. Valeria Barron de la Cruz
Ced. Prof.6382781 Ced. Esp.9680916

Dra. Saine M. Poot Ortega
Ced. Prof.6382781 – Esp. en Pediatra

Servicios:

Materno Fetal
Ginecología y Obstetricia
Medicina Interna
Terapia Obstétrica
Neonatología
Nutrición
Rehabilitación
Biología de la reproducción
Ginecología Oncológica
Torre Platino CMA. Consultorio 22

Citas: (999)6889733

www.gineva.mx

Seguir

Dr. Humberto Vital Cabrera
Ginecólogo Obstetra.
Ced.Prof.7248972 Ced. Esp. 09690248
Egresado del Hospital General de México
Certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia.
Miembro del American College of Obstetricians and Gynecologist
Miembro de la Asociacion Mexicana de Medicina de la Reproducción
Diplomados
Diplomado en Cirugía Laparoscópica en Hospital Angeles CDMX.
Diplomado en Ginecología estética, reconstructiva “Lasser”.
Diplomado en reproducción Asistida e infertilidad.
Diplomado en colposcopía en Centro Nacional de Displasias.
Diplomado en Ultrasonido en Colegio Mexicano de Médicos Militares.
Atención a:
Control del Embarazo normal y de
alto riesgo
Atención de partos y cesáreas
Infertilidad
Climaterio y menopausia
Detección oportuna de cáncer cérvico-uterino y mamario
Tratamientos colposcópicos y Lasser
Padecimientos ginecológicos
Planificación familiar
Centro Médico Pensiones.
Consultorio 106

email: vifem_ginecologia@hotmail.com
Citas: 9994716769
Cel: 5510795102
www.vifem.com.mx

Seguir

Infecciones vaginales

Infecciones vaginales

Hay microorganismos que no son bienvenidos en la flora vaginal, conoce cuáles son, cómo actúan, y cómo puedes prevenir su aparición y las incómodas infecciones que provocan:

La vagina está protegida por un conjunto de microorganismos, cuya función es mantener el nivel de acidez adecuado y evitar la colonización de gérmenes patógenos externos. Sin embargo, esta defensa natural puede verse alterada por diversas causas como: una higiene íntima excesiva o deficiente, las relaciones sexuales, variaciones hormonales, tratamientos con determinados antibióticos, los anticonceptivos, una manipulación inadecuada de la zona que conlleve la migración de bacterias desde el ano hacia la vulva, etcétera. Además, entre los microorganismos que pueblan la vagina de forma natural se encuentra un hongo, la Candida albicans, cuya proliferación en la flora vaginal también origina una infección denominada vulvovaginitis candidiósica.

Generalmente, la vaginitis se identifica fácilmente por síntomas como picor, ardor al orinar, enrojecimiento, flujo espeso y maloliente y, en ocasiones, dolor vaginal (que se presenta especialmente durante el coito) y sangrado leve. Se distinguen diversos tipos de vaginitis (inflamación o infección de la vagina) atendiendo a los factores causales:

  • Reacción alérgica o irritación por uso de productos como desodorantes íntimos, jabones perfumados, preservativos, espermicidas, prendas íntimas confeccionadas con tejidos sintéticos, etc.
  • Hongos, como la mencionada especie Candida.
  • Bacterias como Chlamidya trachomatis (se contagia mediante el contacto sexual con personas infectadas). Esta infección es peligrosa porque puede permanecer asintomática y, al no tratarla, desencadenar una enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Virus (también se transmiten por vía sexual, como el herpes simple).
  • Tricomonas. Se trata de microorganismos que alcanzan la vagina por contacto sexual y la infectan.
  • Cambios hormonales, como los que se producen durante la menopausia, o después del parto, que originan lo que se conoce como vaginitis atrófica, y que está asociada a una disminución del nivel de estrógenos. Al reducirse el nivel de estrógenos, se adelgaza el tejido de la vagina y esta pierde también la capacidad de lubricarse, por lo que se presenta irritación y sequedad.

Prevención de las infecciones vaginales

Para prevenir las infecciones genitales, además de seguir los consejos mencionados en el apartado recomendaciones, se pueden tomar una serie de precauciones como:

  • Utilizar preservativo en las relaciones sexuales para protegerse de las enfermedades de transmisión sexual.
  • Lavarse las manos antes y después de ir al baño, prestando especial atención al utilizar el papel higiénico para no contaminar la vulva con bacterias procedentes del recto.
  • Beber agua en abundancia para evitar que se acumulen gérmenes, eliminándolos a través de la orina.
  • Orinar antes y después de mantener relaciones sexuales.
  • No permanecer con el bañador mojado; la humedad favorece la proliferación de hongos.
  • Vestir ropa holgada confeccionada con tejidos que faciliten la transpiración.
  • Consultar al médico ante cualquier cambio en la cantidad, olor o color del flujo vaginal, o si se presentan picores, irritación o hinchazón en la zona.

Tratamiento de las infecciones vaginales

Aunque existen productos de libre dispensación para el tratamiento de las infecciones vaginales, en forma de óvulos que se introducen en la vagina o cremas tópicas, que alivian los síntomas y combaten al agente agresor, es preciso consultar con el médico y no automedicarse. Es importante tener en cuenta que hay síntomas comunes a distintas afecciones y que es necesario un diagnóstico preciso. Si los síntomas se deben a una enfermedad de transmisión sexual, como la Chlamidya, un tratamiento inadecuado o tardío puede traer consecuencias importantes porque la infección podría extenderse al útero y las trompas de Falopio.

Dolor vaginal durante el embarazo

Dolor vaginal durante el embarazo

Durante el embarazo, son muchas las molestias que suelen afectar a la mujer en las cuarenta semanas hasta las que puede llegar una gestación. Dependiendo del cuerpo de cada mujer y de cada embarazo, los dolores o molestias pueden variar.

Desde las manchas en la piel provocadas por los cambios hormonales, pasando por la retención de líquidos, la inflamación de los pechos o las transformaciones en el carácter o el humor. Sin embargo, también puede haber un dolor en el canal del partoque afecte a la vagina antes de dar a luz.

Causas del dolor vaginal de las embarazadas

El dolor vaginal en el embarazo es de lo más común y puede venir generado por las molestias producidas en la pelvis. El dolor que se produce en la zona de la pelvis tiene que ver con un desplazamiento del canal de parto, que no debería ser tal, pero que a veces tiene lugar durante el embarazo.

Esto es un movimiento producido por la segregación de hormonas antes de dar a luz, que hacen que la mujer tenga sensación de agujetas y pueden afectar también a las molestias de la vagina. La zona íntima puede doler en el momento del embarazo por el crecimiento del útero y los calambres genitales y pequeños espasmos que se producen en la gestación.

El cuerpo se prepara para el parto, y es normal que durante el tercer trimestre y conforme va llegando el momento del nacimiento, se ensanche esta zona y los calambres sean más usuales causando dolor. Sin embargo, si estos dolores son muy agudos y ocurren desde el principio del embarazo, es recomendable consultar con un ginecólogo por si hubiese alguna infección genital.

Tratamiento del dolor vaginal durante el embarazo

Si sentimos dolor vaginal en el embarazo, lo mejor para terminar con ello es fortalecer las paredes de la vagina. Los ejercicios más recomendados son los de Kegel, que consisten en contraer y relajar los músculos de la vagina con el fin de que gane fuerza. Estas repeticiones deben hacerse de forma constante varias veces al día para que las paredes vaginales se vean fortalecidas y así conforme crezca el canal del parto disminuirá el dolor en esta zona. Potenciar el suelo pélvico es muy importante para reducir las enfermedades y las molestias antes, durante y después del embarazo.

Ovario poliquístico

Ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es una enfermedad en la cual una mujer tiene un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas. Esto puede provocar cambios en el ciclo menstrual, quistes en los ovarios, dificultad para quedar embarazada y otros problemas de salud.

Causas

El síndrome del ovario poliquístico está ligado a cambios en los niveles hormonales que le dificultan a los ovarios la liberación de óvulos completamente desarrollados (maduros). Las razones para estos cambios no son claras. Las hormonas afectadas son:

  • Los estrógenos y la progesterona, las hormonas femeninas que le ayudan a los ovarios de una mujer a liberar óvulos.
  • Los andrógenos, una hormona masculina que se encuentra en pequeñas cantidades en las mujeres.

Normalmente, se liberan uno o más óvulos durante el ciclo menstrual de una mujer, lo cual se conoce como ovulación. En la mayoría de los casos, la liberación de los óvulos ocurre aproximadamente dos semanas después de la iniciación del ciclo menstrual.

En el síndrome del ovario poliquístico, los óvulos maduros no se liberan. En lugar de esto, permanecen en los ovarios circundados por una pequeña cantidad de líquido. Puede haber muchos de ellos. Sin embargo, no todas las mujeres que padecen esta afección tendrán ovarios con este aspecto.

Estos problemas con la liberación de los óvulos pueden contribuir a la esterilidad. Los otros síntomas de este trastorno se deben a los desequilibrios hormonales.

La mayoría de las veces, el síndrome del ovario poliquístico se diagnostica en mujeres a los 20 o 30 años. Sin embargo, también puede afectar a las niñas adolescentes. Los síntomas a menudo empiezan cuando se inician los periodos de una niña. Las mujeres con este trastorno con frecuencia tienen una madre o hermana con síntomas similares.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del ovario poliquístico incluyen cambios en el ciclo menstrual, tales como:

  • Ausencia del periodo menstrual después de haber tenido uno o más periodos menstruales normales durante la pubertad (amenorrea secundaria).
  • Periodos menstruales irregulares, que pueden ser intermitentes y pueden ser desde muy ligeros hasta muy abundantes.

Otros síntomas del síndrome del ovario poliquístico abarcan:

  • Vello corporal extra que crece en el pecho, el abdomen y la cara, al igual que alrededor de los pezones.
  • Acné en cara, tórax o espalda.
  • Cambios en la piel tales como marcas y pliegues cutáneos gruesos u oscuros alrededor de las axilas, la ingle, el cuello y las mamas.

El desarrollo de las características masculinas no es típico de síndrome de ovario poliquístico y puede indicar un problema diferente. Los siguientes cambios pueden indicar un problema aparte de SOP:

  • Adelgazamiento del cabello de la cabeza en el área de la sien denominado patrón de calvicie masculina.
  • Agrandamiento del clítoris.
  • Engrosamiento de la voz.
  • Disminución del tamaño de las mamas.
Ginecología natural, mujeres conscientes de su cuerpo

Ginecología natural, mujeres conscientes de su cuerpo

Cómo funcionan nuestros ovarios, en qué días no somos fértiles, cómo podemos reducir el dolor menstrual sin pastillas, cómo tener un hijo en casa… Estas son cosas que nos parecen completamente ajenas, cuando menos a la mayoría. Bueno, al final del día un doctor lo resuelve todo por nosotras… ¿verdad?
La ginecología activa o alternativa tiene otra propuesta: ser conscientes de nuestro cuerpo para aprender a cuidar de nosotras mismas de la manera más natural posible . Jimena Chalchi, especialista en ginecología natural y directora de Salud Femenina Alternativa , nos platica un poco más sobre esta “alocada” idea.

¿Qué es la ecoginecología activa?

“Ginecología tiene como raíz las palabras gyn y ecología : mujer y el orden de un sistema. Es decir, ginecología se refiere al orden en el sistema de la mujer. Añadimos activa para relacionar con activismo, con tener una postura activa frente a nuestro propio orden . La sociedad y los médicos nos han dado muy duro: nos han convertido en pacientes, en mujeres pasivas frente a nuestro cuerpo.

Por otro lado, ecología en su término básico significa un sistema en orden, en completo equilibrio. En una ecología todo está en armonía. Cuando no lo está surgen desastres naturales, equivalentes a las enfermedades”.

“Nada de lo que te dijeron es cierto”

“La ginecología activa implica resignificar todo lo que se entiende como ginecología desde el punto de vista médico, un punto de vista que se ha cargado de un significado machista. Los aparatos ginecológicos son muy invasivos. Asimismo, la anticoncepción es una responsabilidad que se ha cargado a la mujer, cuando ella sólo es fértil 6 o 7 días, y el hombre, 24 horas al día. ¿Por qué entonces tenemos nosotras que tomar el anticonceptivo?

En cuanto al parto, la postura moderna (acostadas) es un invento del rey Luis XVI de Francia, quien no quería que su esposa pariera sentada porque le parecía muy ‘vulgar’. Instauró esta idea en su reino, y como Francia se puso de moda, esta forma antinatural de parir se esparció por todo el mundo. Ahora las mujeres dan a luz así sin saber siquiera por qué”.

Fertilidad consciente, la capacidad de autorregulación sexual

“Hace unos 10 años empecé a buscar métodos anticonceptivos naturales para mí. Entonces me di cuenta de que a las mujeres les hacen falta muchas herramientas para poder trabajar consigo mismas. Fue por eso que en 2006 empecé en Yeztli –la rama de Salud Femenina Alternativa dedicada a la difusión– el curso en línea de Fertilidad Consciente ; iniciamos en México y ahora trabajamos en Chile, Argentina, Venezuela, Colombia y España.

La anticoncepción no es natural. Más allá de la moral, cualquier cosa que hagamos para frenar ese impulso nos hará daño. Si tomas durante mucho tiempo una planta, ésta te dañará. Es más: la mayoría de plantas que hay son abortivas, no preventivas. Dañan la matriz y las venas. Al investigar más me di cuenta de que había técnicas de planeación familiar que involucraban observar el ciclo reproductivo, básicamente técnicas basadas en la abstinencia. Así que armé un método con lo que consideré más práctico de todo.

Se trata de hacernos conscientes de cómo funciona nuestra fertilidad mediante la observación de flujo cervical, del ensanchamiento del cérvix, el uso de un microscopio para detectar la ovulación mediante la saliva, llevar un registro del ciclo, seguir el método de la temperatura….

Monitorear tu ciclo no sólo te permite ser consciente de tu fertilidad; también te ayuda a darte cuenta cuando algo anda mal : si te sale una bolita, si tienes infecciones.

En resumen, la ginecología activa se refiere a todo lo que tiene que ver con las funciones de la mujer en los ciclos y las etapas de su vida. ¿Sus beneficios? Te permite tener control activo sobre tu cuerpo y enriquecer tu salud, tanto física como espiritual”.

Anamnesis y Exploración Ginecológica

Anamnesis y Exploración Ginecológica

Previamente a cualquier exploración clínica se debe realizar laanamnesis, es decir una serie de preguntas que proporcionan el conocimiento de los antecedentes clínicos, el estado actual y la causa o motivo de la consulta para lograr una correcta orientación en el diagnostico.
En el caso de “su primera visita a su ginecólogo/a”, éste realizará una anamnesis mediante un diálogo fluido mostrando total afecto y confianza. Esto le ayudará a la mujer a perder la vergüenza y el pudor de contar sus problemas al especialista en un primer contacto.

Con toda esta información se elaborará un historial clínico bien detallado y donde deben costar:

–      Datos personales
(nombre, apellidos, fecha de nacimiento, estado civil,…)

–      Antecedentes familiares
Se recogerá la incidencia de procesos tales como diabetes, cáncer, hipertensión arterial y enfermedad coronaria.
En ocasiones, el estado de salud del compañero sexual es importante, especialmente si la consulta se debe a esterilidad o se sospecha de alguna ETS.

–       Antecedentes personales
Todas aquellas enfermedades sistémicas e intervenciones quirúrgicas a las que la paciente se haya sometido, comenzando por el desarrollo infantil y prestando especial atención a la época de la pubertad. Las enfermedades generales se de tener en consideración si causaron trastornos del ciclo. Especial interés tienen los padecimientos que requieren de tratamientos en la actualidad y su posible relación con el motivo de la consulta. Deben incluirse también las reacciones alérgicas a fármacos, antibióticos y anestésicos, así como los hábitos tóxicos.

–       Antecedentes reproductores
Deben evaluarse con detalle los antecedentes de esterilidad o infertilidad, el número de embarazos y partos, las complicaciones de la gestación, el tipo de parto, el estado de los hijos, el tipo de lactancia y el padecimiento de enfermedades ginecológicas.

–       Historia menstrual
Se establecerá con precisión la edad de la menarquía o primera menstruación, así como los datos referentes a la fecha de la última regla, tipo menstrual, duración, cantidad, frecuencia y existencia de síntomas asociados (dolor, distensión abdominal, hipersensibilidad mamaria).

MOTIVO DE LA CONSULTA

Una consulta al ginecólogo no tiene porqué ser motivo de sospecha sobre alguna patología ginecológica, sino que muchas veces tiene como fin una revisión sin un trastorno evidente.
Debemos tener en cuenta que la paciente empezará a contar su problema, datos que muchas veces no son de mucha ayuda; por lo tanto el ginecólogo/a deberá ser el que guíe las preguntas hacia una perspectiva más clínica, como por ejemplo interesarse acerca del estado funcional de los diferentes sistemas y aparatos del organismo, especialmente el endocrino, urinario y digestivo, datos útiles para un diagnóstico ginecológico.
También es importante saber sobre la existencia de esterilidad, motivo que representa el 20% de todas las consultas ginecológicas.
Se ha de valorar si la paciente siente dolor durante el coito, la micción y la defecación, la respuesta a maniobras de palpación o exploración, la existencia o no de masas abdominales o de órganos aumentados de tamaño. Incluso se preguntará sobre la actividad sexual de la paciente, de manera especial en aquellos casos en los que el motivo de la consulta sea la disfunción sexual.
La mama constituye también un tema a tratar por el ginecólogo, aspectos de su desarrollo, modificaciones periódicas vinculadas con el ciclo como la existencia de dolor mamario (mastodinia), secreción espontánea por el pezón y las características de ésta,… incluso factores de riesgo del cáncer de mama.

EXPLORACIÓN GINECOLÓGICA

Es un procedimiento simple que puede practicar el médico de familia, un ginecólogo o algún otro profesional de la salud. Un ginecólogo es un médico especializado para tratar los trastornos que afectan al aparato reproductor de la mujer.

Es sumamente importante empezar con exploraciones ginecológicas regulares cuando la mujer empieza a ser sexualmente activa.

Las exploraciones ginecológicas son importantes porque pueden detectar diversos problemas, como quistes, tumores, infecciones y debilidad muscular que pueden hacer que el útero o la vagina se descuelguen.

Para practicar una exploración ginecológica, el médico le pedirá que se acueste sobre la espalda en una camilla con las rodillas flexionadas. Generalmente los talones descansan en unos soportes de metal llamados estribos.

El médico examina primero los genitales externos para asegurarse de que son normales: sin úlceras, cambios de color, o hinchazón. A continuación le sigue un examen interno.  Para ver el interior de las paredes de la vagina y el cérvix, el médico inserta un instrumento llamado espéculo para mantener las paredes vaginales separadas, y luego dirige una luz hacia dentro en busca de lesiones, inflamación , signos de secreción anormal o cualquier otra cosa inusual.

Espéculo ginecológico
Mesa de exploración ginecológica

Generalmente, el paso siguiente es tomar una muestra de células del cérvix. Esto se hace con el espéculo en su sitio, raspando  suavemente el cérvix con una pequeña espátula o hisopo. Esta muestra se envía al laboratorio para realizar un test de Papanicolaou, que se utiliza para la detección del cáncer de cérvix.

El médico no puede ver los órganos internos, como el útero y los ovarios, pero puede examinar tocándolos (palpación) después de retirar el espéculo. Para hacer esto, inserta dos dedos con guantes lubricados en la vagina, presionando con la otra mano hacia abajo en el abdomen al mismo tiempo que maniobra con los dedos dentro de la vagina, pudiendo localizar así el útero, los ovarios y otros órganos, juzgar su tamaño y confirmar que están en sus lugares apropiados. Explorando el contorno de estos órganos, el médico puede detectar algunas veces tumores o quistes.

Para palpar los mismos órganos desde un ángulo diferente, y para examinar el recto, el médico puede también insertar un dedo en el recto y maniobrar con ese dedo, junto con otro dedo en la vagina.

Al palparle los órganos internos, la mujer puede sentirse un poco molesta. Sin embargo, la experiencia no debe ser dolorosa. Si presenta dolor, dígalo inmediatamente. Se sienten menos molestias si se pueden relajar los músculos del área pélvica mediante respiraciones lentas y profundas.

Más o menos esto es un breve resumen de cómo se hace una exploración ginecológica, esperamos que con esto tengáis una leve idea.

Patologías ginecológicas y contraconcepción

Patologías ginecológicas y contraconcepción

La Ginecología es la rama de la medicina que se ocupa del seguimiento y cuidado de la salud femenina fuera del embarazo. Su espectro de actividad va desde la niña prepuberal (ginecología infanto-juvenil) hasta la mujer madura post-menopáusica.

Desde siempre Ginecología y Obstetricia han estado muy unidas, incluso se llegó a pensar que eran lo mismo, por eso creemos que es necesario tener muy clara la diferencia entre ambas especialidades.

Obstetricia viene del verbo latino “obstare”, que significa“ponerse enfrente” “estar delante” o lo que aplicado a la clínica viene siendo el estar delante de/y asistir a la mujer en el parto y al feto. En cambio, Ginecología viene del griego y significa Ciencia de la Mujer. Así pues, la Ginecología es el todo, la biología y la patología de la mujer, siendo la Obstetricia la medicina de la embarazada y de la parturienta.
También cabe mencionar que en un sentido restringido, al estudio de las enfermedades que afectan al aparato genital femenino fuera del embarazo (motivo de este blog) le llamamos Ginecología.

Ésta es una especialidad que busca en la mujer un sentido pleno de confianza hacia su ginecólogo/a para contar sus síntomas y sensaciones. De este modo, el especialista podrá llevar a cabo una correcta valoración y tratamiento de la paciente.

Obviamente, una visita al ginecólogo no es nada agradable, por lo menos mientras no se tiene un poco de confianza y trato con la persona que tienes en frente. Para ello, en la recogida de los datos de la anamnesis, el diálogo no será forzado, con finalidad de aumentar la comunicación entre la paciente y el médico, permitiendo una exposición espontánea de los síntomas y el motivo de la consulta.

 

La menstruación me sube la libido

La menstruación me sube la libido

Bajo el discurso oficial, en nuestra cultura menstruar se supone como algo desagradable y un tanto repulsivo. Aun más si pensamos en tener relaciones sexuales durante la menstruación (un tabú total). Incluso entre mujeres, pocas palabras soltamos cuando de esto se trata.

Para algunas, tener sexo durante la menstruación es una opción altamente placentera y para otras todo lo contrario. Lo que define mucho este hecho es la carga moral que se impone al acto de menstruar asumido como un periodo de enfermedad, dolor e inapetencia sexual.

Aunque no podemos separar la cultura de nuestra historia, somos nosotras las protagonistas del asunto. Será el modo de sentir/convivir con nuestra menstruación el que definirá nuestras percepciones para invocar placer en esos días.

 

Si bien la menstruación es un periodo donde nuestro cuerpo necesita descanso, introspección, meditación y pausas para fluir con el ritmo cotidiano, esto no quita que podamos disfrutar de ella y de nuestra sexualidad. Escuchar/sentir nuestro propio ritmo y fluir acorde a eso es la clave para disfrutar de un periodo placentero.

Todas sabemos que es posible tener sexo y que se puede disfrutar cuando se elige hacerlo, sobre todo cuando nos sacamos las durezas de la cultura patriarcal que tanto amordazan nuestra sexualidad.

Alrededor de esto giran muchas historietas, mitos y relatos de morbosos. Sin embargo, es solo un asunto de creencias y de mucho tabú. Debido a que no existe ninguna contraindicación para hacerlo, incluso desde la medicina, es solo decisión de cada una y de la pareja.

He asistido a círculos de mujeres en los que se recomienda y también enjuicia el hecho de tener relaciones sexuales mientras sangramos. Esto me ha provocado sentirme enormemente sucia o culpable de algo que para mí es una práctica común… La explicación de las chicas es que en “aquellos días” debemos guardarnos y dejar que la sangre corra hacia abajo y que con su fluir nos limpie y purifique.

Me agrada eso de alejarme, entrar en mi cuevita, disfrutar entre mujeres, hacer mis rituales de purificación y conexión con la gran Madre… mi cuerpo se hace templo, lo cuido y atiendo… pero este discurso me agrada aun más cuando se da la libertad de hacerlo a nuestra peculiar manera, siendo realmente fiel a nuestros deseos y no acatando los mandatos de una moral impuesta, de una pareja, de un especialista, etcétera.

En mi experiencia, los orgasmos me ayudan mucho a distender mis cólicos menstruales, alivian mi congestión en los pechos y me mantienen de muy buen ánimo. Sentir el cuerpo, conocerlo y agasajarse de autoplacer es una buenísima práctica para estos días. No es necesario tener sexo con otrx, pero si lo deseamos y esto incluye penetración, solo debemos buscar posiciones cómodas para no topar con nuestro cérvix, que suele estar más abajo que de costumbre y por ende más sensible, sobre todos los dos primeros días.

Aun teniendo una pareja estable, protegerse en todos los casos siempre es bueno y con el uso del condón podemos evitar contraer enfermedades de transmisión sexual e infecciones pélvicas por la mezcla de fluidos.

Ser una con el ciclo menstrual me ha entregado herramientas con las cuales he aprendido que mis energías sexuales y libido aumentan a niveles llameantes durante esos días.

Comienzo el primer día con mucho descanso y recogimiento. Me guardo y me regalo tranquilidad absoluta, lo que calza justo con la luna llena. Mi cerebro apacigua su racionalidad y se conecta con la totalidad que habito. Pasando estas primeras 24 horas, mis energías permanecen aún paulatinas, pero sucede algo curioso: siempre tengo sueños intensos y eróticos… durante el día suelen rondar fantasías sexuales en mis pensamientos. Esto pasa durante todos los días restantes de mi menstruación, disparándose un periodo de libido poderosa.

Esta energía no siempre se sacia con masturbación o sexo; muchas veces no es lo que necesito y otras veces es lo único que me completa.

Este periodo llameante satisface muchos otros aspectos de mi ser, haciéndome sentir más plena, creativa, saludable y, sobre todo, confiada, aclarándose aquella renovación que ejerce el menstruar y marcando la pauta para el comienzo de un nuevo ciclo.

Sin embargo, la decisión de darse o recibir compañía sexual, es solamente nuestra, más allá de asuntos machistas, mitológicos o médicos.