Cómo funcionan nuestros ovarios, en qué días no somos fértiles, cómo podemos reducir el dolor menstrual sin pastillas, cómo tener un hijo en casa… Estas son cosas que nos parecen completamente ajenas, cuando menos a la mayoría. Bueno, al final del día un doctor lo resuelve todo por nosotras… ¿verdad?
La ginecología activa o alternativa tiene otra propuesta: ser conscientes de nuestro cuerpo para aprender a cuidar de nosotras mismas de la manera más natural posible . Jimena Chalchi, especialista en ginecología natural y directora de Salud Femenina Alternativa , nos platica un poco más sobre esta “alocada” idea.

¿Qué es la ecoginecología activa?

“Ginecología tiene como raíz las palabras gyn y ecología : mujer y el orden de un sistema. Es decir, ginecología se refiere al orden en el sistema de la mujer. Añadimos activa para relacionar con activismo, con tener una postura activa frente a nuestro propio orden . La sociedad y los médicos nos han dado muy duro: nos han convertido en pacientes, en mujeres pasivas frente a nuestro cuerpo.

Por otro lado, ecología en su término básico significa un sistema en orden, en completo equilibrio. En una ecología todo está en armonía. Cuando no lo está surgen desastres naturales, equivalentes a las enfermedades”.

“Nada de lo que te dijeron es cierto”

“La ginecología activa implica resignificar todo lo que se entiende como ginecología desde el punto de vista médico, un punto de vista que se ha cargado de un significado machista. Los aparatos ginecológicos son muy invasivos. Asimismo, la anticoncepción es una responsabilidad que se ha cargado a la mujer, cuando ella sólo es fértil 6 o 7 días, y el hombre, 24 horas al día. ¿Por qué entonces tenemos nosotras que tomar el anticonceptivo?

En cuanto al parto, la postura moderna (acostadas) es un invento del rey Luis XVI de Francia, quien no quería que su esposa pariera sentada porque le parecía muy ‘vulgar’. Instauró esta idea en su reino, y como Francia se puso de moda, esta forma antinatural de parir se esparció por todo el mundo. Ahora las mujeres dan a luz así sin saber siquiera por qué”.

Fertilidad consciente, la capacidad de autorregulación sexual

“Hace unos 10 años empecé a buscar métodos anticonceptivos naturales para mí. Entonces me di cuenta de que a las mujeres les hacen falta muchas herramientas para poder trabajar consigo mismas. Fue por eso que en 2006 empecé en Yeztli –la rama de Salud Femenina Alternativa dedicada a la difusión– el curso en línea de Fertilidad Consciente ; iniciamos en México y ahora trabajamos en Chile, Argentina, Venezuela, Colombia y España.

La anticoncepción no es natural. Más allá de la moral, cualquier cosa que hagamos para frenar ese impulso nos hará daño. Si tomas durante mucho tiempo una planta, ésta te dañará. Es más: la mayoría de plantas que hay son abortivas, no preventivas. Dañan la matriz y las venas. Al investigar más me di cuenta de que había técnicas de planeación familiar que involucraban observar el ciclo reproductivo, básicamente técnicas basadas en la abstinencia. Así que armé un método con lo que consideré más práctico de todo.

Se trata de hacernos conscientes de cómo funciona nuestra fertilidad mediante la observación de flujo cervical, del ensanchamiento del cérvix, el uso de un microscopio para detectar la ovulación mediante la saliva, llevar un registro del ciclo, seguir el método de la temperatura….

Monitorear tu ciclo no sólo te permite ser consciente de tu fertilidad; también te ayuda a darte cuenta cuando algo anda mal : si te sale una bolita, si tienes infecciones.

En resumen, la ginecología activa se refiere a todo lo que tiene que ver con las funciones de la mujer en los ciclos y las etapas de su vida. ¿Sus beneficios? Te permite tener control activo sobre tu cuerpo y enriquecer tu salud, tanto física como espiritual”.