Introducción

El desarrollo tecnológico acaecido durante las últimas décadas referido, fundamentalmente, a los dispositivos eléctricos y electrónicos, así como a las comunicaciones, ha hecho que la energía eléctrica, concebida desde cualquiera de sus aplicaciones, sea hoy un síntoma de progreso y bienestar.

El creciente uso y dependencia de esta clase de dispositivos hace que exista en el ambiente un tipo de radiaciones electromagnéticas, que pueden resultar nocivas para los seres vivos y los dispositivos electromédicos, implantables y no implantables, como marcapasos, incubadoras o equipos de monitorización. Surgen, así, los términos de contaminación electromagnética o electropolución, de uso cada vez más habitual.

Lo que sabemos

 

Conceptos fundamentales

Una de las propiedades de la materia es la de poseer carga eléctrica. Por otra parte, el movimiento de los electrones genera un campo magnético alrededor del portador, que depende directamente de dicho movimiento. La combinación de un campo eléctrico y un campo magnético origina un campo electromagnético.

Tipos de radiaciones segun:

Capacidad de ionización.
Radiaciones ionizantes. Poseen mayor energía y son las más nocivas.
Ondas electromagnéticas de alta frecuencia y longitud de onda relativamente pequeña, como rayos gamma y rayos x.
Partículas subatómicas que pueden tener carga eléctrica, como las partículas alfa o núcleos de helio, protones y electrones, o sin carga eléctrica como los neutrones, que causan daño al provocar la ionización directa del agua, oxígeno y otras moléculas con formación de radicales hidroxilo libres.
Radiaciones no ionizantes. Las ondas de mayor longitud del espectro electromagnético no inonizan. Entre este tipo de radiaciones se encuentran algunas de baja frecuencia, como las emitidas por tendidos eléctricos y motores, o de más alta frecuencia como las emitidas por hornos, sistemas de radio, radar o microondas.

Origen

Radiaciones naturales. La mayor parte de la radiación que reciben las personas, de forma habitual, es de origen natural proviniente, principalmente, del radón que se encuentra en los depósitos naturales de uranio en la tierra y la radiación cósmica que se compone de protones, neutrones y núcleos pesados procedentes de fuentes galácticas y de partículas cargadas de baja energía procedentes del Sol.
Radiaciones artificiales. Sus fuentes son las creadas por el hombre como electrodomésticos, radio, televisión, informática, radiología, medicina nuclear, detonaciones de armas nucleares, accidentes de reactores nucleares y dispositivos radiactivos o uso inadecuado de radionúclidos, de diferentes consecuencias para las personas y aparatos.

Interacción con los seres vivos

Efectos

Dentro de las radiaciones de frecuencia alta se está estudiando recientemente con gran profusión los posibles efectos de la telefonía móvil sobre el organismo, aunque los efectos más estudiados han sido los de las radiaciones de más baja frecuencia, como líneas de transporte eléctrico o los electrodomésticos, que hasta el momemto presente han sido los de uso más habitual en nuestro medio.

Se han descrito efectos nocivos diversos incluidos dolores de cabeza, insomnio, aumento de la temperatura corporal, alteraciones sexuales y de la reproducción, aparición de malformaciones congénitas, problemas oculares, arritmias cardiacas, alteraciones en al tensión arterial, trastornos hormonales, riesgo elevado de padecer cáncer, especialmente tumores cerebrales, y leucemia, así como disminución de las defensas naturales.

Dado que no se han alcanzado conclusiones que descarten la inocuidad de este tipo de radiación para el ser humano, es conveniente la observación de una serie de medidas que garanticen al usuario una utilización sin riesgos de este tipo de tecnologías.

Prevención

Conviene establecer medidas de seguridad en áreas donde este tipo de radiaciones son más intensas como centrales eléctricas, centros de comunicación o laboratorios, a la vez que es recomendable evitar permanencias prolongadas junto a fuentes de radiación conocidas, como tendidos eléctricos. No obstante, el mejor sistema de prevención y protección es a través de la normalización que obligue a los fabricantes a diseñar y elaborar sus productos de manera segura y sin riesgo para la salud.

Normalización

Introducción.

En los últimos años se está estudiando y recomendando, a través de normas, los valores límites de radiación a las que pueden ser sometidas las personas. No obstante, ya han aparecido normas en EE UU (FCC 96-326, IEEE C95.1-1991), Europa, Canadá, Australia o Japón (CENELEC, RSS, PTT, AS/NZ o IEC). Definición de parámetros de exposición estándar.

Los dos parámetros fundamentales que se utilizan, son el SAR y el MPE. El SAR se define como la energía que un campo electromagnético es capaz de transferir al cuerpo humano y se expresa como la potencia media del campo electromagnético por unidad de masa del cuerpo humano en unidades W/kg. El MPE representa los valores máximos permitidos de exposición a las radiaciones electromagnéticas, como valor promedio de la densidad de potencia medida en el aire donde teóricamente puede encontrarse una persona, expresándose en W/m2 Ir arriba

Interacción con los dispositivos electromédicos

Definiciones

EMC: El EMC se define como la capacidad de un dispositivo, en este caso electromédico, para conseguir un funcionamiento correcto en el entorno para el que ha sido diseñado.

EMI.: El EMI se define como las radiaciones emitidas por un dispositivo, en este caso electromédico, que pueden perturbar a los dispositivos que se encuentran en su entorno.

EMS: El EMS se define como la capacidad que tiene un dispositivo, en este caso electromédico, para ser inmune a los campos electromagnéticos existentes en el entorno donde está funcionando.

Efectos

A diferencia de la complejidad de los estudios sobre los efectos de las radiaciones en los seres vivos, los efectos nocivos sobre los dispositivos son más fáciles de valorar, de manera que se pueden establecer unas normas de diseño y fabricación que fijen los límites de radiación, para prevenir el malfuncionamiento de los dispositivos electromédicos.

En el caso de dispositivos de electromedicina su alteración puede afectar seriamente a los pacientes, de donde se desprende la mayor importancia que tiene la prevención de estas interferencias.

Estas interferencias electromagnéticas puede alterar el correcto funcionamiento de aparatos utilizados con fines diagnósticos y terapéuticos, como monitorización de UCI, endoscopios, incubadoras o aparataje quirúrgico y, también, dispositivos implantables en los enfermos, como marcapasos, desfibriladores, bombas de insulina o implantes de oido.

Efectos generales

Las interferencias de los dispositivos electromédicos cuando se exponen a un campo electromagnético se pueden observar tanto en el medio hospitalario como fuera del hospital.

Teléfonos móviles.

El aumento vertiginoso en la producción de unidades de telefonía móvil ha generado la aparición de diferentes estudios sobre los posibles efectos secundarios que sobre las personas puede provocar su utiización.

Se ha descrito un aumento de la tensión arterial con el uso de los teléfonos móviles debido, probablente a una constricción de las arterias causada por la radiofrecuencia de los campos elctromagnéticos. No obstante, los estudios que están suscitando más atención son los relacionados con la estimulación cardiaca eléctrica.

Telefonía móvil y marcapasos cardiacos definitivos.

Las potenciales interferencias de los teléfonos móviles sobre los marcapasos se empezaron a describir en 1994, habiendose observado que son más frecuentes las producidas por teléfonos digitales que por teléfonos analógicos, los cuales no parecen provocar alteraciones. Las interferencias más importantes consisten en la inhibición ventricular, pero, aparece únicamente cuando se coloca el teléfono sobre el marcapasos, no observándose en la posición normal de utilización sobre el pabellón auricular. Se recomienda mantener la antena del teléfono alejada del marcapasos al menos 15 cm y utilizar el oido contralateral al lugar de ubicación del generador.

Telefonía móvil y desfibriladores automáticos implantables.

Se recomienda observar unas medidas de seguridad como no llevar el teléfono encendido próximo al desfibrilador, alejar la antena de la zona del desfibrilador y del electrodo, sostener el teléfono con el brazo contralateral a la zona de implantación, elegir la tecnología analógica y, en caso de duda, realizar una prueba en el hospital con las terapias desactivadas colocando el teléfono en varias posiciones y situaciones.

Interferencias de los marcapasos cardiacos definitivos.

En ambientes extrahospitalarios, los marcapasos cardiacos definitivos no presentan interferencias,+se deben evitar los ambientes donde se trabajan con soldadores de arco eléctrico, hornos de fundición eléctricos, transmisores de radio y televisión, transmisores de radar de alta potencia y centrales eléctricas. Se han descrito interferencias al pasar por los sistemas de vigilancia de los grandes almacenes.

El empleo de diatermia eléctrica (inducción térmica por ondas cortas) y las exploraciones con resonancia nuclear magnética están contraindicadas en los portadores de marcapasos.

Legislación

Dada la magnitud que este alcanzando este problema, la Comunidad Europea (CE) ha emitido una serie de directrices para fijar las normas relativas a EMC (compatibilidad electromagnética), que deben cumplir los equipos eléctricos y electrónicos para poder ser comercializados.

Prevención

La prevención de los problemas provocados en los dispositivos electromédicos por efecto de las radiaciones electromagnéticas se basa en cumplir las normas de la CE y en seleccionar el dispositivos a utilizar dependiendo del entorno donde va a funcionar. Así, hay que evitar la utilización de teléfonos móviles, intercomunicadores e incluso ordenadoes portátiles y otros dispositivos eléctricos y electrónicos en los recientos clínico-hospitalarios.