Médico que tiene una formación especial para identificar las enfermedades mediante el estudio de las células o los tejidos con un microscopio.

El patólogo es el médico que examina los cuerpos y sus tejidos, y que tiene la responsabilidad de realizar exámenes de laboratorio. Los patólogos pueden ser anatomopatólogos o patólogos clínicos. Los anatomopatólogos se dedican al diagnóstico basado en la observación morfológica de lesiones, principalmente a través de la microscopía de luz, utilizando diversos tipos de tinciones. Los patólogos clínicos se dedican al diagnóstico a través de los análisis propios del laboratorio clínico, e incluye Hematología analítica, Inmunología diagnóstica, Microbiología diagnóstica, Bioquímica o Química clínica, Citogenética y Genética Molecular. Un patólogo ayuda a otros médicos a hacer diagnósticos y es un miembro importante del equipo de tratamiento. Los especialistas médicos que practican la anatomía patológica (los patólogos) son quienes emiten el diagnóstico definitivo de un buen número de enfermedades (entre ellas el cáncer), tarea que realizan mediante el estudio al microscopio de los tejidos (biopsias) y las células (citologías) de los pacientes.

Especialización

El patólogo hace una interpretación visual basada en su experiencia y conocimiento médico. En modo alguno se trata de un “análisis” automático realizado por una máquina que arroja resultados numéricos. A pesar de ser una labor tan decisiva y personalizada, la ausencia habitual de contacto entre patólogos y pacientes hace que estos especialistas sean prácticamente invisibles para los ciudadanos. El patólogo no suele ver la cara del paciente y no le receta, pero es quien ve más de cerca su enfermedad.