Frecuentemente mis pacientes me preguntan porqué si han disminuido su Índice de Masa Corporal (IMC), se ven o se sienten “más gorditos” que sus familiares o amigos que tienen el mismo o mayor IMC que ellos. A continuación les explico.

El IMC es un número que nos indica cuánto deberíamos pesar de acuerdo a nuestra estatura y resulta de un cálculo matemático de las dos cifras.

Aunque hay variaciones para hombres y mujeres, las cifras de IMC se sujetan a estos parámetros:

ÍNDICE DE MASA CORPORALCATEGORÍA
POR DEBAJO DE 18.5Por debajo del peso
18.5 A 24.9Saludable
25.0 A 29.9Con sobrepeso
30.0 A 39.9Obeso
MÁS DE 40Obesidad extrema o de alto riesgo

Ahora bien, aunque el IMC es un indicativo del rango de peso que un paciente tiene, la interpretación suele cambiar de acuerdo a la constitución física de cada persona; así, como el músculo pesa más que la grasa, un atleta musculoso puede tener un IMC de más de 29 y no ser obeso.

La cantidad de grasa en el cuerpo y su distribución son también una variable que puede hacer que nos despistemos.

Veamos por ejemplo la ilustración abajo. En ella observamos a varios pacientes. Todos ellos miden exactamente lo mismo, y pesan exactamente lo mismo, por lo tanto tienen el mismo IMC; sin embargo, sus cuerpos varían mucho en la cantidad  y distribución de la grasa.

Diferentes tipos de cuerpo con el mismo índice de masa corporal

Por este motivo, los Nutriólogos solemos basarnos, además de en el IMC, en elPorcentaje de Grasa Corporal.

Esta medición se hace hoy en día, con básculas especializadas dotadas de electrodos que pueden calcular qué por ciento del cuerpo está formado por grasa.