Conocido como Alpharadin® , se trata de un radiofármaco cuyo principio activo es el cloruro de radio 223 (RaCl2). Es un emisor α con aplicación clínica-terapéutica altamente localizada, sin causar daño al tejido sano circundante y con escasos riesgos por exposición

Presenta un comportamiento similar al calcio, por lo que va a mostrar gran avidez por hueso metastásico ya que en él se encuentra muy incrementado el metabolismo óseo. Todo el radiofármaco no unido a hueso, va a ser rápidamente eliminado de la circulación y excretado vía intestinal.

Es por ello por lo que el paciente va a ser tratado de forma ambulatoria, sin necesidad de ingreso hospitalario, y con mínimas instrucciones de radioprotección tras el tratamiento. Se administra vía intravenosa una vez al mes durante 4-6 meses.

Se va a utilizar próximamente en pacientes con cáncer de próstata resistente a castración química y que presenten un estadio avanzado con presencia de metástasis en hueso. Se ha comprobado que mejora significativamente la supervivencia global frente a pacientes que han sido tratados con placebo.

Pero, además de este beneficio en supervivencia, se ha evidenciado que la administración del fármaco prolonga el tiempo de aparición de un nuevo evento óseo y no añade toxicidad reseñable en comparación con placebo.

Como todos sabemos, el cáncer de próstata es una importante causa de muerte asociada globalmente a cáncer en hombres, y los pacientes en etapas tardías que han presentado metástasis óseas necesitan alternativas de tratamiento adicionales.

El ensayo clínico de este radionúclido ha finalizado la Fase III y el servicio de Medicina Nuclear junto con el de Oncología de nuestro hospital, van a formar parte de este proyecto a partir del próximo otoño. Es por ello que parece probable que este nuevo radiofármaco sea en breve una nueva opción de tratamiento para nuestros pacientes.