La hipersensibilidad al ruido es una enfermedad en la que los ruidos, principalmente los agudos (por ejemplo las sirenas, timbres, claxon, etc), molestan de forma significativa a los niños.
Esta enfermedad es muy común entre los niños con retraso en el desarrollo, autismo, síndrome de Down, enfermedades del procesamiento central auditivo (EPCA), etc. Pero los niños sanos, que no padecen ninguna enfermedad también pueden presentar hipersensibilidad al ruido.
¿Qué produce esta enfermedad?
La audición humana es un mecanismo complejo que no solo se encarga de escuchar sonidos, si no también de comprenderlos. 
Conforme el niño se desarrolla, algunas de las regiones del cerebro encargadas de la compresión de los sonidos son reforzadas, mientras otras son suprimidas. Por ejemplo, las regiones del cerebro que se encarga de la comprensión del lenguaje son reforzadas, mientras que las regiones encargadas de percibir los ruidos de fondo (ej, alarmas, timbres, motores, etc) son suprimidas. 
En la hipersensibilidad auditiva lo que sucede, es que ciertas regiones del cerebro encargadas de percibir ruidos de fondo, no son suprimidas, lo que genera una percepción mas intensa y molesta de estos ruidos.
¿Como se puede tratar esta enfermedad?
El tratamiento esta dirigido a reforzar las vías auditivas buenas y suprimir las malas que generan la hipersensibilidad al ruido. Estas terapias incluyen escuchar música clásica especialmente diseñada para esto y realizar ejercicios auditivos.