Muchas de las condiciones medicas que se mencionan a continuación pueden afectar su audición. En algunas ocasiones, el tratamiento de éstas u otras pérdidas auditivas pueden mejorar o restaurar la audición. Sin embargo, si no se diagnostican y tratan, pueden progresar a un pérdida irreversible de la audición. Si usted sospecha que puede tener algún problema auditivo, debe acudir con el otorrinolaringólogo para su diagnostico y tratamiento

Otitis Media

Es una inflamación y/o infección del oído medio y es la causa más común de perdida auditiva en los niños. Cuando no se trata a tiempo, puede progresar a una infección del hueso mastoideo (mastoiditis), a una perforación timpánica o alguna complicación mas grave. Si se trata oportunamente, la agudeza auditiva gemeralmente regresara a la normalidad y se pueden evitar todas las complicaciones previamente mencionadas. El tratamiento por lo general es a base de antibióticos, pero en algunos casos es necesaria  la cirugía para su control definitivo.

Acúfeno o Zumbido 

Acúfeno es el término medico para el  zumbido en los oídos. En la mayoría de los casos, el acúfeno se debe  a un daño en el oído interno, por lo que frecuentemente también se asocia a una pérdida auditiva. La exposición a ruidos fuertes es la causa principal de este daño, pero cuando un paciente tiene un zumbido se tiene que investigar a fondo para descartar otras causas, como tumores en el nervio auditivo.

Otitis Externa u Oído de Nadador

Es una infección del conducto auditivo externo, generalmente causada por la entrada de agua al oído al nadar. El conducto auditivo es una área oscura y caliente y al agregar humedad,  se convierte en un medio excelente para el crecimiento de las bacterias.

Si usted padece de forma recurrente de este tipo de infecciones, le recomendamos realizar una limpieza de oídos con el otorrinolaringologo, antes de ir a nadar y que le de información de como prevenir estas infecciones.

Cerilla o Cerumen

 La cerilla es el producto de unas glándulas localizadas en el conducto auditivo externo y su función es la de atrapar partículas de polvo y mantener al oído lubricado. Es poco frecuente su colección dentro del oído, al menos que se utilicen cotonetes, que interrumpen el mecanismo de autolimpieza del oído. Cuando se acumula el cerumen, se forma un tapón de cerilla, que produce una pérdida auditiva. Si usted produce mucha cerilla o siente  su oídos sucios, acuda con el otorrino para un lavado ótico.

Enfermedades Autoinmunes del Oído

Estas enfermedades se producen cuando nuestros propios anticuerpos atacan al oído interno. Los síntomas de este grupo de enfermedades son: sordera súbita, vértigo y acúfenos. Es importante realizar un diagnostico de forma rápida, ya que con un tratamiento adecuado se puede recuperar parcial o totalmente la audición.  En casos en que se produzca una sordera permanente se pueden utilizar auxiliares auditivos o implantes cocleares.

Colesteatoma

El colesteatoma es un crecimiento de la piel dentro del oído medio, donde no debe existir piel. Esta enfermedad generalmente es el producto de una mala función de la trompa de eustaquio, que es el conducto que comunica a la nariz con el oído. Si el colesteatoma no es tratado oportunamente, puede producir erosión de los huesos del oído, infecciones crónicas y en casos extremos meningitis, abscesos cerebrales y la muerte.

Perforaciones Timpánicas

El tímpano es la membrana que separa al oído medio del externo, cuando se perfora permite el paso de bacterias del oído externo al oído medio, ademas la audición estará afectada. Las perforaciones se pueden producir por un traumatismo, o bien por infecciones en el oído medio.  Dependiendo de su causa, algunas perforaciones timpánicas pueden cerrar de forma espontánea y en otros casos se requiere de una cirugía para reparar el defecto. Mientras el tímpano este perforado, es muy importante mantener el oído seco, eso significa no nadar y proteger el oído de la entrada de agua durante el baño.