Los dulces son una de las grandes tentaciones para los niños. ¿ A qué pequeño no le gustan las chucherías, caramelos y gominolas? La verdad es que incluso a los adultos nos encantan, pero debemos ser conscientes de que pueden ser un problema importante para la salud bucodental de nuestros hijos. Un buen plan de prevención en salud dental debe vigilar que los niños tengan una dieta sana y equilibrada.

 

dulces-niños

LOS NIÑOS TAMBIÉN TIENEN CARIES

Aunque los niños tengan dientes temporales, no debemos olvidar que resultan muy importantes para su desarrollo dental posterior, por lo que es aun más importante que tengamos cuidado con su dieta y les evitemos un exceso de dulces.

Aunque no asociamos la caries con los niños pequeños, los padres debemos ser conscientes de que es uno de los grandes peligros para la salud dental de nuestros hijos. Además, sus dientes temporales tienen un esmalte mucho menos denso que el de los adultos, por lo que es más fácil que se erosione.

 

 

EL PAPEL DEL AZÚCAR

La caries es una infección que aparece cuando las bacterias alojadas en la boca atacan el esmalte dental. Además, debemos tener en cuenta queel azúcar es uno de los elementos que más ataca al esmalte dental, por lo que facilita que las bacterias sean aún más agresivas y puedan provocar más fácilmente una caries.

Los snacks azucarados, los caramelos pegajosos, los masticables… todos los productos que contienen un alto nivel de azúcar tienen el mismo efecto en la salud de los dientes de un niño, y de un adulto. Por supuesto, no podemos eliminarlos por completo de nuestra dieta, pero sí que podemos prevenir sus efectos negativos. Nuestros especialistas en prevención en salud dental te asesorarán como hacerlo.

 

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

Tener una higiene dental escrupulosa es imprescindible para evitar que el azúcar tenga un efecto negativo en los dientes de nuestros hijos. Desde muy pequeños tenemos que acostumbrarles a seguir una rutina de limpieza bucal estricta, siguiendo los consejos del odontopediatra.

En el caso de los niños y de las personas con mayor tendencia a sufrir caries dental, es recomendable el uso de un sellador dental. De esta manera, se mantiene el esmalte tan a salvo como sea posible de la agresión de azúcares y otros elementos agresivos para la salud dental.