La dificultad para orinar afecta a personas de todas las edades y ocurre en ambos sexos, pero es más común en hombres mayores cuya glándula prostatica se encuentre aumentada de tamaño. La dificultad para orinar suele aparecer de forma gradual, los primeros síntomas pueden pasar de forma inadvertida o ser ignorados por el paciente hasta que se produce la obstrucción total de la vía urinaria impidiendo la salida de la orina, ocasionando dolor intenso en la región baja del abdomen.
Casi todos los hombres mayores tienen algún grado de dificultad para comenzar a orinar, goteo o disminución de la fuerza del chorro de orina.
Entre las causas de dificultad para comenzar a orinar se encuentran:

 

  • Hiperplasia prostática benigna (agrandamiento de la próstata).
  • Infección urinaria.
  • Prostatitis (inflamación o infección de la próstata)
  • Fármacos (algunos remedios para la gripe, algunos descongestionantes nasales, antidepresivos tricíclicos y anticolinérgicos que pueden ser utilizados para la incontinencia)
  • Paruresis o síndrome de la vejiga tímida (incapacidad para orinar cuando otra persona está en el mismo cuarto)
  • Trastornos neurológicos.
  • Cirugía reciente (retención postoperatoria)

 

 

Recomendaciones a seguir:
  • Vigile y registre los patrones de orina al médico.
  • Aplique calor a la parte inferior del abdomen (debajo del ombligo y por encima del hueso púbico) que es donde se encuentra la vejiga. El calor relaja los músculos y ayuda a la expulsión de orina.
  • Masajee y presione suavemente la vejiga para estimular el vaciado.
  • Beba bastante líquido.
  • Para las infecciones, se necesitarán antibióticos recetados por el médico. Entre los síntomas que indican una posible infección están ardor o dolor al orinar, orinar frecuentemente, orina turbia y sensación de urgencia (ganas de orinar intensas y repentinas).
  • Preste mucha atención a cualquier medicamento o suplemento que tome.

Si presentas fiebre, vómitos, dolor en los costados o en la espalda, escalofríos con tembladera o está orinando muy poco por 1 ó 2 días, observas sangre en la orina, orina turbia, necesidad frecuente o urgente de orinar o una secreción por el pene o la vagina o incapacidad para orinar debes acudir de inmediato a tu medico.