El Nefrologo es el medico que se dedica al cuidado de los riñones y las vías urinarias. Sus actuaciones van dirigidas a conocer si existe afectación renal y en caso de ser así estudian la causa, el grado de afectación e indican recomendaciones y tratamiento dirigidos a limitar la progresión de la enfermedad. De igual manera, cuando los riñones pierden sus funciones y ya no pueden eliminar las toxinas los nefrologos se encargan de brindar terapia sustitutiva de la función renal (diálisis).

En un gran numero de pacientes los riñones se deterioran sin causar síntomas. Es decir, cuando aparecen los síntomas la enfermedad ha avanzado significativamente, por lo que es importante evaluar la función renal con pruebas de rutina (Urea, creatinina y examen de orina) al menos una vez al año.

Si padeces enfermedades crónicas que potencialmente pueden dañar tus riñones es importante que acudas al nefrologo para una evaluación exhaustiva. A continuación se indicaran algunas de las patologías que ameritan una visita a tu nefrologo:

  • Diabetes mellitus.
  • Hipertension arterial.
  • Cálculos renales.
  • Lupus eritematoso sistemico.
  • Estrechez uretral.
  • Reflujo vésico-ureteral.
  • Riñón único.
  • Hiperplasia prostática.
  • Incontinencia urinaria.
  • Infecciones urinarias a repetición.
  • Poliquistosis renal.

De igual manera es importante estar atento a la aparición de síntomas y signos discretos que pueden pasar inadvertidos, como son:

  • Orinas espumosas.
  • Anemia de causa desconocida.
  • Edema en parpados.
  • Edema en tobillos.
  • Cambios en el color de la orina.
  • Disminución o aumento en la frecuencia de orinar.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor lumbar.
  • Sabor amargo en la boca.
  • Nauseas.
  • Vómitos.
  • Perdida de peso.
  • Liquido en los pulmones.

El consumo de 2 litros de agua al día, evitar el sedentarismo una dieta saludable y una visita oportuna a tu medico de confianza conforman el pilar fundamental en la prevención y limitación del progreso de la enfermedad renal.