México actualmente ocupa el segundo lugar de Obesidad a nivel mundial en adultos y el primero en obesidad Infantil.   En promedio 7 de cada 10 mexicanos sufre de esta, considerada ya, la epidemia de este siglo.

De 1980 a la fecha, la prevalencia de Obesidad y Sobrepeso en México se ha triplicado, particularmente en la población adulta de los cuales el 39.5% sufre de  Sobrepeso  y el 31.7%  de Obesidad.

El Sobrepeso y la Obesidad se asocia con incremento de enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia, aterosclerosis, cánceres de mama, próstata, ovario, útero, colon, y páncreas.

Actualmente el paso inicial en la evaluación clínica de la obesidad son las medidas del peso y de la estatura, y luego evaluar el grado de sobrepeso y obesidad utilizando el Índice de Masa Corporal (IMC) ya que existe una muy buena correlación entre el IMC y la cantidad de grasa corporal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja su utilización por lo fácil y practico de su funcionamiento.

El  IMC viene a ser un indicador sencillo y simple que sirve para saber si una persona está en riesgo cardiovascular, ya que es un índice del peso de una persona en relación con su altura. Nos ayuda a determinar si sufrimos de sobrepeso o de obesidad.

Es cierto que no hace una distinción directa entre los componentes grasos y no grasos de la masa corporal total, aunque constituye el método más práctico y claro para evaluar si una persona debe o no perder algo de peso.

¿Cómo calcular el IMC?

Se calcula de manera muy sencilla, dividiendo tu peso en kilos entre tu altura en metros (elevado al cuadrado)  de la forma siguiente:

Por ejemplo.  Tenemos que Rosita pesa 68 kg y mide 1.45 m.  Entonces dividimos 68 / 1.45 x 1.45 =   68/ 2.10 = 32.38.
El IMC de Rosita es de 32.38, lo cual, utilizando las tablas de clasificacion, la situa que tiene Obesidad Grado I y por tanto la pone en riesgo Moderado de sufrir las enfermedades antes mencionadas.
Es una buena idea que calcules el IMC de toda tu familia utilizando la fórmula y las tablas de referencia para saber que tanto riesgo tienen. Cabe mencionar que estos cálculos solo son para adultos y no aplican para personas menores de 20 años. 

Es importante no-solo evaluar el grado de sobrepeso y obesidad, sino también la localización de la grasa. Las complicaciones metabólicas del exceso de grasa ocurren fundamentalmente cuando la grasa se localiza en la cintura y sobre todo cuando la grasa es intraabdominal.
A medida que aumenta el riesgo de cada persona se aconsejará seguir un plan alimentario adecuado y empezar a hacer algun tipo de ejercicio.