Las vacunas le enseñan al cuerpo cómo defenderse cuando los microorganismos, como virus o bacterias, lo invaden.

  • Las vacunas lo exponen a uno a una cantidad muy pequeña y muy segura de virus o bacterias que han sido debilitados o destruidos.
  • Su sistema inmunitario aprende luego a reconocer y atacar la infección si uno está expuesto a ella posteriormente.
  • Como resultado, uno no resultará infectado o tendrá una infección más leve. Ésta es una forma natural de hacerle frente a las enfermedades infecciosas.

Actualmente, están disponibles 4 tipos diferentes de vacunas:

  • Las vacunas de virus vivos usan la forma del virus debilitada o atenuada. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral) al igual que la vacuna contra la varicela (viruela) son ejemplos de este tipo.
  • La vacuna elaborada con microbios muertos (inactivada) se hace de una proteína u otros pequeños fragmentos tomados de un virus o bacteria. Las vacunasantigripales son un ejemplo de este tipo de vacuna.
  • Las vacunas toxoides, como las vacunas antidiftérica y antitetánica, contienen una toxina o químico producido por la bacteria o virus. Estas vacunas hacen que uno sea inmune a los efectos dañinos de la infección en lugar de la infección en sí.
  • Las vacunas biosintéticas contienen substancias artificiales que son muy similares a pedazos de virus o bacterias. La vacuna conjugada Hib (Haemophilus influenzae tipo B) es un ejemplo.

Por qué necesitamos las vacunas

Los recién nacidos, los bebés y los niños pequeños constantemente están expuestos a gérmenes de sus padres, otros adultos, hermanos y hermanas, personas en las tiendas y otros niños en guarderías. Dado que viajar es más fácil que nunca antes, tú y tu bebé pueden exponerse a enfermedades de otros países sin saberlo. Durante unas semanas después de que nacen, los bebés tendrán alguna protección que les transmitió la madre a través de la placenta antes del nacimiento. Después de un corto tiempo, esta protección natural desaparece. Las vacunas ayudan a proteger a los bebés, los niños y los adultos contra muchas infecciones que solían ser mucho más comunes.

  • Los ejemplos abarcan tétanos, difteria, paperas, sarampión, tos ferina, meningitis y poliomielitis.
  • Las vacunas más nuevas protegen a los niños y a los adultos contra otros tipos de meningitis, neumonía e infecciones del oído.

Muchas de estas infecciones pueden causar enfermedades serias o potencialmente mortales y pueden llevar a discapacidad de por vida. Gracias a las vacunas, todas estas enfermedades ahora son infrecuentes.

Seguridad de las vacunas

Algunas personas creen que las vacunas causan autismo o trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Les preocupa que una pequeña cantidad de mercurio (llamado tiomersal), que se emplea como conservante en las vacunas de dosis múltiple, pueda causar estos problemas. Dosis múltiple quiere decir que en un frasco vienen muchas dosis de la vacuna.

Sin embargo, los estudios NO han demostrado que este riesgo sea cierto.

  • Los expertos como La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y El Instituto de Medicina (Institute of Medicine) están de acuerdo en que ninguna vacuna o parte de alguna vacuna sea responsable del número de niños que actualmente se les está diagnosticando autismo.
  • Ellos concluyen que los beneficios de las vacunas superan los riesgos.

Si a usted todavía le preocupa el riesgo de autismo o el trastorno de hiperactividad y déficit de atención (THDA), pregúntele al médico o al personal de enfermería acerca de las formas de una sola dosis de la vacuna. Todas las vacunas rutinarias de la infancia están disponibles en formas de dosis única y no contienen mercurio agregado.

Otros riesgos sobre los que usted puede haber escuchado abarcan:

  • Algunos padres están preocupados acerca de que ellos o sus hijos puedan contraer infección a raíz de algunas vacunas, como la triple viral, la varicela o la vacuna antigripal en aerosol nasal. Sin embargo, a menos que usted tenga un sistema inmunitario debilitado, esto es muy poco probable.
  • Aunque es muy raro, es posible que se presenten reacciones alérgicas a algunas partes de las vacunas.
  • Ciertas vacunas vivas pueden ser muy peligrosas para el feto de una mujer embarazada. Éstas abarcan la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola (triple viral), la vacuna contra la varicela y la vacuna en aerosol nasal Flu-Mist.
  • Los beneficios potenciales de recibir las vacunas superan por mucho los posibles riesgos.