En este artículo aprenderemos a diferenciar entre distintos tipos de rodilleras con el fin de poder elegir la que más se adapta a nuestras necesidades concretas y no ocasionarnos daños mayores o lesiones.

Normalmente tendemos a pensar que las rodilleras forman parte solamente de los deportistas de alto nivel o que practiquen deportes con gran desgaste en las rodillas. Sin embargo, se trata de un artículo con muchos más usos y destinado a un gran espectro de usuarios ya que, lejos de ser simplemente un complemento, las rodilleras cumplen en muchas ocasiones la función de curar lesiones.

Podemos, por lo tanto, distinguir las rodilleras según sus usos en deportivas o para tratar lesiones.

Deportivas

Sin lugar a dudas, son las que se utilizan mientras se realiza deporte. Este tipo de rodilleras tienen la función de estabilizar los tejidos y dar calor a los músculos mientras se practica el ejercicio para así evitar roturas o lesiones. Las rodilleras deportivas no sirven solamente para algunos deportes, sino que pueden ser recomendables para todo tipo de ejercicios, tanto terrestres como acuáticos.

Por supuesto, todo depende de las necesidades concretas del usuario y de su propia tendencia a sufrir pequeñas lesiones. El tipo de deporteque se practica también influye a la hora de utilizar estas rodilleras. Cuanto más esfuerzo se ejerza sobre las rodillas, más sentido tendrá utilizar rodilleras. El tenis, por ejemplo, es un deporte en el que se ocasionan muchos quiebres en las rodillas por los cambios de dirección y en el que, además, la rapidez también juega un papel importantísimo; por lo que las rodillas suelen sufrir mucho más que en otros deportes.

Existen todo tipo de rodilleras deportivas: más cortas, más largas, más o menos compresivas y con distintos cierres. En primer lugar, es muy importante encontrar la rodillera con la que más cómodos nos sintamos y, en segundo lugar, la que mejor se adapte al deporte que vamos a realizar.

Para lesiones

Cuando se trata de tratar lesiones de rodilla hay que llevar mucho más cuidado a la hora de elegir una rodillera y no debemos hacerlo a la ligera; sobre todo si nos encontramos en el proceso de recuperación de una intervención quirúrgica o una lesión como un esguince o una rotura de ligamentos.

Lo ideal es que, para estos casos, nos dejemos aconsejar por un especialista ya que, dependiendo del tipo de lesión y del grado de recuperación en el que nos encontremos, necesitaremos un tipo de rodillera u otra. Existen rodilleras para lesiones con distintos niveles de flexibilidad, compresión y longitud que sirven para tratar distintos tipos de lesiones y garantizar que se adapten a cada usuario.

Por último, debemos aclarar que las rodilleras, aunque sean específicas para tratar lesiones, no son un remedio en sí mismo y que, dependiendo del tipo de lesión, irán acompañadas de otros tratamientos paralelos de rehabilitación. Por eso, ante la duda, Ortopedia Plussiempre recomienda pedir consejo a un médico o un especialista.