La moxibustión se basa en el calor que aplicado sobre el cuerpo activa la circulación de la sangre y oxigena la zona tratada. En general mejora la calidad de vida del paciente y su sensación de bienestar. Se realiza con la planta conocida como artemisa o hierba de San Juan que posee aceites esenciales, taninos, vitamina A B, C y D, además de potasio, hierro y magnesio.

Esta técnica normalmente es aplicada por terapeutas de medicina china que conocen el método y los puntos en los que tiene que ser aplicada.

 

Las aplicaciones de la moxibustión son numerosas, entre ellas destacan las siguientes:

  • Dolores articulares como la artrosis o la artritis.
  • Dolencias originadas por el frío, como la rigidez lumbar.
  • Problemas de tipo menstrual e infertilidad.
  • Situaciones de estrés.
  • Regula el sistema digestivo: indicado en la anemia y la pérdida de apetito.
  • Mayor producción de glóbulos blancos y hemoglobina.
  • Mejora de problemas circulatorios.
  • Cansancio y bajo deseo sexual.

Moxibustión durante el embarazo: técnica innovadora

La moxibustión es una técnica que en los últimos tiempos se está recomendado en algunos casos para mujeres embarazadas. Más en concreto, se realiza en el tercer trimestre del embarazo en las gestantes que tienen el feto colocado de nalgas. Mediante esta técnica lo que se intenta es que el feto se coloque en presentación cefálica, es decir de cabeza, para que el parto sea por vía vaginal. Alrededor de un 3% de embarazadas llegan al final de su embarazo con el feto colocado de nalgas lo que hace necesario una cesárea.

Mediante la utilización de esta técnica milenaria se consigue que el feto se dé la vuelta y se coloque en la posición adecuada para el parto. El calor se aplica durante diez minutos aproximadamente -según la paciente- en el conocido “meridiano de la vejiga”, que se corresponde con la cara externa del dedo meñique. El tratamiento tiene una duración aproximada de dos semanas, con sesiones de 15 minutos aproximadamente, pudiéndose hacer dos veces al día. Este método se realiza en la actualidad en algunos hospitales y se puede llevar a cabo durante la semana 32 a 35 de embarazo.

Contraindicaciones de la moxibustión

Existen algunas circunstancias que contraindican la aplicación de la moxibustión:

  • Cuando haya estados febriles, pues no se debe añadir calor al cuerpo.
  • En la proximidad de órganos sensoriales como los ojos, oídos o boca, ni cerca de membranas mucosas como la nariz o el ano.
  • La moxibustión directa no se debe realizar en zonas como la cara o los pechos, o cerca de arterias importantes.
  • En pacientes con cardiopatías.
  • En el abdomen de mujeres embarazadas.
  • En los casos que existe una piel ulcerada o en zonas que en el momento del tratamiento estén inflamadas.
  • Evitar someterse a este tratamiento con personas que no sean profesionales o expertos en esta técnica.

Técnicas de moxibustión

La moxibustión es una terapia que puede aplicarse mediante diversas técnicas, cada una de ellas con sus características concretas:

Moxibustión directa o con conos

Se realiza utilizando la planta artemisa prensada en forma de pequeños conos que se colocan en puntos específicos de acupuntura. Después se quema la parte superior y se y se deja que actúe para que transmita el calor a través de las brasas al cuerpo. Debido a que se coloca encima de la piel se llama ‘método directo’. Aunque esta técnica es muy efectiva para estimular el sistema inmunológico, no es la más utilizada, ya que produce pequeñas quemaduras en la piel.

Moxibustión indirecta

Es la técnica de moxibustión más popular de todas, por que produce menos dolor y quemaduras al no ser utilizada directamente sobre la piel. Las sesiones en general sin ser combinadas con otro tipo de terapias alternativas tienen una duración de unos 30 minutos aproximadamente.

  • Moxibustión con puros: para esta técnica se utilizan hojas de la planta artemisa enrolladas en forma de puro. Se enciende su extremo y se dirige a los puntos específicos, manteniendo una distancia de unos 4 cm entre la piel y el puro. También se puede utilizar directamente sobre la piel o sobre láminas de jengibre o ajo. Al no estar directamente en contacto con el cuerpo se le conoce como moxibustion indirecta. También se puede utilizar directamente o sobre láminas de jengibre o ajo. El número de aplicaciones dependerá de la enfermedad o dolencia a tratar. Hay que tener en cuenta que para lograr efectividad se necesita trabajar cada punto durante quince o veinte minutos.
  • Moxibustión con reionki: esta técnica se realiza con los llamados reionki; instrumento que presenta la forma de un tubo dentro de otro. En el tubo interior se aloja la Artemisa, y el exterior se coloca en contacto con la piel para no aplicar el calor de forma directa, pero sí hacer que éste se transmita al cuerpo

 

Moxibustión con agujas templadas

Esta es una de las técnicas de moxibustión más populares en Japón y consiste en la introducción de agujas de acupuntura en la piel que llevan insertadas en el extremo opuesto una bolita de artemisa. El calor de la artemisa pasa al cuerpo a través de la aguja. Al contrario de lo que se piensa, la sensación térmica que se transmite al cuerpo a través de la aguja no es grande.