¿Qué es la anestesia general?

La anestesia general es una mezcla de medicamentos que ayudan a su niño a entrar en un sueño profundo. Esto significa que su niño no va a sentir dolor ni recordar la operación. La anestesia general se puede utilizar cuando el niño tiene que someterse a una operación, un examen o un tratamiento.

Esta información ayudará a que usted y su niño se preparen para la anestesia general. Lea cuidadosamente esta información y explíquesela a su niño, con palabras que pueda entender. Si el niño sabe de qué se trata, es probable que se sienta menos nervioso. También puede ponerse en contacto con la clínica de pre-anestesia que los ayude, a que usted y a su niño, a prepararse.

Qué puede comer su niño antes de la anestesia general

Antes de la anestesia general, su niño debe tener el estómago vacío. Si su hijo tiene aunque sea una pequeña cantidad de comida o bebida en el estómago, puede vomitar durante la anestesia y dañar sus pulmones. Al tener el estómago vacío se disminuye la posibilidad de que el niño vomite.

Para asegurarse de que su niño tenga el estómago vacío, siga las instrucciones que se ofrecen a continuación. Si no sigue estas instrucciones, habrá que retrasar o cancelar la operación, el examen o el tratamiento de su niño.

  • A la medianoche antes de la anestesia, su niño debe dejar de consumir alimentos sólidos, goma de mascar, caramelos, leche, jugo de naranja y gelatina. Puede beber líquidos claros hasta tres horas antes de la anestesia. Líquidos claros son líquidos a través de los cuales se puede ver, como una ventana. Los líquidos claros incluyen agua, gaseosa de jengibre y jugo de manzana claro.
  • Tres horas antes de la anestesia, su niño debe dejar de beber líquidos claros. No debe tomar nada por boca hasta después de despertarse.
  • Si su niño tiene que tomar algún medicamento recetado, hable con el pediatra antes de dárselo.

Evaluación del niño antes de la anestesia general

Antes de someter a su niño a anestesia general, una enfermera le hará preguntas sobre la salud del niño. Es posible que le pidan que traiga a su niño a la clínica de evaluación previa a la anestesia (Pre-Anaesthesia Assessment Clinic). En esta clínica, usted y su niño hablarán sobre la anestesia general con una enfermera o con un anestesista. Con el fin de disminuir el riesgo del procedimiento, el anestesista necesita conocer cualquier afección o problema de salud que el niño padezca. También en la clínica, su niño y usted hablarán con una enfermera acerca de la atención que su hijo recibirá en el hospital, antes y después de la operación.

Recuerde traer a la clínica la lista de medicamentos que toma su niño.

Es posible que su niño necesite algunos análisis antes de la anestesia general

El anestesista o el médico de su niño pueden considerar necesario que su niño se haga algunos análisis antes de someterlo a la anestesia general. Esto dependerá de la historia clínica del niño y de la razón por la cual se lo somete a la anestesia general.

Si su niño está enfermo antes de la operación, el examen o el tratamiento

Su niño debe estar tan sano como sea posible antes de recibir la anestesia general.

Si su hijo se enferma en cualquier momento durante la semana previa a la operación, el examen o el tratamiento, llame al médico de su niño en el hospital de inmediato. Llame si su niño presenta los siguientes síntomas:

  • respiración sibilante;
  • tos;
  • fiebre;
  • secreción nasal;
  • vómitos;
  • sensación de malestar general.

¿Cómo se administra la anestesia general?

La anestesia general se le puede administrar al niño a través de una máscara o mediante una sonda pequeña que se introduce en una vena y se conoce como vía endovenosa (IV por su sigla en inglés).

En caso de que su niño esté muy nervioso, se le dará un medicamento antes de la anestesia general. Esto le ayudará a calmarse de modo que no se sienta tan ansioso ante la idea de recibir la anestesia general.

¿Quién administra la anestesia general?

El médico que administrará la anestesia general a su niño es un anestesista. Un anestesista es un doctor que ayuda a los pacientes, durante la cirugía y otros procedimientos dolorosos o que provocan ansiedad, administrándoles sedantes, analgésicos y drogas anestésicas de manera tal que duerman y no se enteren de nada durante el procedimiento.

El anestesista cuidará de su niño y le ayudará a sobrellevar los efectos de la anestesia general. Durante la operación, el examen o el tratamiento, el anestesista estará controlando la respiración, el ritmo cardíaco, la temperatura y la presión sanguínea de su niño. Luego del procedimiento, el anestesista se asegurará de que su niño se encuentre cómodo y se esté recuperando bien.

Es posible que su niño sufra alguno de los efectos secundarios de la anestesia general

Luego de la anestesia general, es posible que su niño sufra efectos secundarios (problemas) leves, entre ellos:

  • fatiga (cansancio);
  • mareo;
  • irritabilidad;
  • dolor de garganta;
  • tos;
  • náuseas (sensación de tener el estómago descompuesto);
  • vómitos (si esto ocurre, su niño recibirá un medicamento que lo ayudará a sentirse mejor).

Los efectos secundarios graves son inusuales

Existe una pequeña posibilidad de que se presente un problema grave durante o después de la anestesia general de su niño. Estos problemas son poco frecuentes, pero pueden incluir:

  • una reacción alérgica a una droga;
  • lesión cerebral;
  • paro cardíaco, que significa que el corazón deja de latir; esto puede causar la muerte.

El anestesista vigilará a su niño muy de cerca durante la operación, el examen o el tratamiento. Este profesional está capacitado para resolver estos problemas en caso de que ocurran.

Si su hijo presenta un problema grave, puede resultar necesario que permanezca en el hospital por más tiempo.

Luego de la operación, el examen o el tratamiento

Su niño irá a la Unidad de Cuidados Intensivos Posteriores a la Anestesia (PACU por su sigla en inglés) o a la sala de recuperación. Enfermeras especialmente capacitadas controlarán regularmente la respiración, el ritmo cardíaco, la temperatura y la presión sanguínea de su niño. Su niño se va a despertar poco después de la operación, el examen o el tratamiento. Usted podrá estar con él ni bien se despierte.

Si su niño está dolorido

Antes de despertarse de la anestesia general, su niño recibirá un calmante.

Es importante manejar el dolor del niño para ayudarlo a reponerse luego de la operación, el examen o el tratamiento. Si piensa que su hijo está dolorido, hable con la enfermera o el pediatra para que le ayuden.

Si tiene alguna pregunta

El día de la operación, el examen o el tratamiento de su niño, el anestesista se encontrará con usted para hablar y responder a cualquier inquietud o pregunta que usted tenga. Si tiene alguna pregunta antes de eso, llame al departamento de anestesiología.

El equipo trabajará junto a usted para hacer de ésta la mejor experiencia posible, tanto para usted como para su niño. No deje de llamar si tiene alguna pregunta o si hay algo que le preocupa.

Puntos clave

  • Su niño debe tener el estómago vacío antes de y durante la anestesia general. De lo contrario, podría vomitar y dañarse los pulmones. Si no sigue estas instrucciones, habrá que retrasar o cancelar la operación, el examen o el tratamiento de su niño.
  • Comenzando a la medianoche antes de la operación, el examen o el tratamiento, su niño no debe consumir alimentos sólidos, goma de mascar, caramelos, leche, jugo de naranja ni gelatina. Sólo puede consumir líquidos claros tales como agua, gaseosa de jengibre o jugo de manzana claro, hasta 3 horas antes de la anestesia.
  • Tres horas antes de la operación, el examen o el tratamiento, deje de darle de beber al niño.
  • Existe una pequeña posibilidad de que su niño sufra efectos secundarios graves de la anestesia general. El anestesista vigilará cuidadosamente al niño para resolver estos problemas en caso de que ocurran.