Antecedentes y curso de la enfermedad  Un hombre de origen portugués de 21 años de edad presentó el 6 de julio de 2009 una infección de las vías respiratorias acompañada de sinusitis, que fue tratada sintomáticamente con expectorantes de la forma acostumbrada. El 12 de julio le sobrevino una «paresia facial periférica izquierda con cierre incompleto del párpado». La presentación inicial del paciente en un servicio ambulatorio de neurología tuvo como resultado un tratamiento con prednisolona, con un régimen de 100 mg durante 3 días seguidos de 50 mg durante 10 días.  Al no producirse mejoría o considerarla decepcionante, el paciente acudió a su médico de familia. Se inició un tratamiento de acupuntura a partir del 20 de julio (noveno día de la enfermedad) que abarcó 4 sesiones. Las figuras 1 y 2 muestran la situación con sonrisa provocada antes y después de la primera sesión. Ya en la primera sesión se produjo una mejoría parcial temporal reconocible por el terapeuta y el paciente. Después de la cuarta sesión del 29 de julio (fig. 3) se observó una notable mejoría. El paciente, satisfecho, dio por finalizado el tratamiento (a fin de ahorrar costes). En los 10 días siguientes la curación prosiguió hasta no dejar rastros visibles.

 

279v04n01-13148696fig1

Fig. 1: Sonrisa provocada antes de la primera sesión de acupuntura (reproducida con autorización)

 

1386684461_2

 

Fig. 2: Sonrisa provocada nada más finalizar la primera sesión de acupuntura

 

1386684495_3

Fig. 3: Sonrisa provocada nada más finalizar la cuarta sesión de acupuntura

 

1386684536_4

 

 

Fig. 4: Fotografía actual del paciente (28 de septiembre de 2009)    Método  Los tratamientos tuvieron lugar, tras fijar las citas con el paciente, el día 9, 13, 16 y 18 de la enfermedad.  Seguí un plan de tratamiento pragmático de acuerdo con la zona afectada y los puntos activados con RAC. Aunque en mi visita a la sección clínica del Hospital Guan An Men de Pekín del año 2005 pude observar que allí se utilizaban más puntos locales con los pacientes no desvestidos del todo, tal y como se documenta en la mayor parte de los libros de acupuntura de China1,2, yo doy preferencia, siempre que sea posible, a los puntos distales.  En la primera sesión se trataron los puntos VB 41, TR 5, IG 4, R 3 y R 6. Se seleccionaron los puntos del riñón por su relación con el tejido nervioso3. Una vez comprobados los puntos activados con el RAC, se punturó adicionalmente el TR 8. A partir de la segunda sesión se utilizó también el E 44.  Aquí también se punturó tentativamente el área de la neuralgia correspondiente al nervio trigémino 4,5, el punto auricular de correspondencia del nervio/rama VII5, así como el YNSA A del lado contrario (se sabe que Yamamoto trató paresias a través de los puntos de referencia del lado contrario)6. El tiempo de acción fue de unos 20 min y utilicé agujas Seirin de color azul. Una vez insertada la aguja, aplicaba la estimulación brevemente.  Durante la búsqueda de campos de interferencia mediante un RAC (reflejo de Nogier) según Bahr7, se encontró en la tercera sesión un campo de interferencia en la región de diente 28. Consiguientemente se punturó en el punto de correspondencia del pabellón auditivo utilizando también agujas Seirin azules. Por motivos de reducción del dolor y aceptación del paciente, renunciamos a la aguja de oro que utiliza Bahr en estos casos y utilizamos de la misma forma una aguja Seirin azul. Después de la cuarta sesión, ante una clara mejoría objetiva y la satisfacción subjetiva del paciente, éste decidió interrumpir el tratamiento de acupuntura, también pensando en suprimir gastos.

 

1386684674_tia

 

Discusión  La evolución mostró, también a través de imágenes grabadas, la acción beneficiosa o muy beneficiosa de la acupuntura que en este caso requirió tan sólo 4 sesiones, a pesar de que la no remisión con prednisolona dejaba vislumbrar en un principio un caso clínico complicado. Posiblemente el responsable de la persistencia de los síntomas fue también el campo de interferencia en el diente 28. Se le prescribió un examen radiográfico, pero el paciente no lo realizó.  La evolución de este caso demuestra que el tratamiento con acupuntura se puede recomendar para la paresia facial, y también en casos difíciles.