Las hemorroides

Son protuberancias de los vasos sanguíneos en el recto o ano, o cerca de ellos.
• Ligadura con banda elástica (Rubber band ligation, RBL): se ata una banda elástica alrededor de la hemorroide, lo que corta el suministro de sangre. La hemorroide se cae después de unos días.
• Fotocoagulación infrarroja: se utiliza un láser para eliminar la hemorroide. Esta cirugía es más costosa que la RBL y la mayoría de los estudios muestran resultados similares.

Los procedimientos de quirófano incluyen los siguientes:
• Hemorroidectomía con grapas: se levanta la hemorroide y se la engrapa, lo que corta el suministro de sangre.
•Hemorroidectomía por escisión: la hemorroide se elimina con un instrumento filoso o un dispositivo de energía especializado.

Para la curación después de la cirugía o para evitar que las hemorroides vuelvan a producirse, se debe tratar todo estreñimiento subyacente con ablandadores fecales y laxantes, se debe beber mucho líquido, comer alimentos que sean altos en fibras o tomar un suplemento de fibra. Las hemorroides son tan frecuentes que la mayoría de las personas las padecen en alguna etapa de sus vidas. Se pueden desarrollar dentro del ano (pero pueden sobresalir) o se pueden desarrollar fuera del ano y cubrirse con piel. Si bien las hemorroides pueden ser dolorosas, rara vez ocasionan problemas de salud a largo plazo y no están asociadas con el
cáncer. Algunas veces provocan que haya sangre en las heces, pero esto también puede ocurrir con el cáncer de colon o rectal.

Síntomas

Es frecuente que las personas que padecen hemorroides nunca consulten a un médico debido a que sienten vergüenza, miedo o porque desconocen el tratamiento. Los síntomas
incluyen gotas de sangre de color rojo brillante en el papel higiénico o en el inodoro; vasos sanguíneos hinchados y que sobresalen del ano; un bulto duro y doloroso cerca del ano;
dolor al defecar; picazón e irritación.

Causas

Por lo general, todo lo que ejerza presión en la venas en la parte inferior del cuerpo puede ocasionar hemorroides, incluido el esfuerzo durante la defecación; sentarse en el inodoro durante períodos prolongados; el estreñimiento o la diarrea; el sobrepeso; el embarazo y la edad, que ocasiona que el tejido se debilite.

Diagnóstico
Un médico coloproctólogo diagnostica las hemorroides al examinar el área alrededor del ano y recto y es posible que utilice un anoscopio para ver dentro del recto.

Tratamiento

Generalmente las hemorroides pueden tratarse con métodos simples en el hogar, como sentarse en una tina con agua tibia durante 10 o 15 minutos o utilizar medicamentos de venta libre o cremas recetadas con corticoesteroides. Si estos tratamientos no funcionan, es posible que un médico proctólogo deba tratar las hemorroides. Comúnmente esto puede realizarse en el consultorio. En los casos más avanzados,
es posible que las hemorroides deban extraerse a través de una hemorroidectomía, una operación que se realiza para extraer las hemorroides. Por lo general, esto se realiza como un procedimiento ambulatorio, pero puede requerir anestesia o incluso permanecer en el hospital durante la noche.

Los procedimientos en el consultorio incluyen los
siguientes:
• Escleroterapia: se inyecta un químico en la hemorroide, lo que ocasiona que se reduzca y se caiga.

• Ligadura con banda elástica (Rubber band ligation,  BL): se ata una banda elástica alrededor de la hemorroide, lo que corta el suministro de sangre. La hemorroide se cae después de unos días.
• Fotocoagulación infrarroja: se utiliza un láser para eliminar la hemorroide. Esta cirugía es más costosa que la RBL y la mayoría de los estudios muestran resultados similares.

Los procedimientos de quirófano incluyen los siguientes:

• Hemorroidectomía con grapas: se levanta la hemorroide y se la engrapa, lo que corta el suministro de sangre.
•Hemorroidectomía por escisión: la hemorroide se elimina con un instrumento filoso o un dispositivo de energía especializado.

Para la curación después de la cirugía o para evitar que las hemorroides vuelvan a producirse, se debe tratar todo estreñimiento subyacente con ablandadores fecales y laxantes, se debe beber mucho líquido, comer alimentos que sean altos en fibras o tomar un suplemento de fibra.