¿Cómo saber si estoy sufriendo un infarto?

Pueden ser variables, depende de la edad, de otros determinantes y factores asociados. Pero, en general, lo que ocurre es sentir una opresión en el centro del pecho, en la zona del esternón, y es como un peso. Un peso en dicha zona, que nos oprime; no es un dolor, no es una punzada, es una opresión en el centro del pecho que se acompaña en general de un malestar general, da sudoración, da palidez y en algunos pacientes pueden sentir esa presión que también se dirige al cuello, pueden tener esa opresión en los hombros, dirigirse a las manos.

Ante esos síntomas nosotros tenemos que estar alerta de que podemos tener un infarto agudo de miocardio. Sin duda no es el único síntoma que puede estar asociado a la enfermedad coronaria. A veces por la mañana nos levantamos y sentimos una opresión en el pecho, que cede cuando dejamos de hacer ejercicio. O, por la tarde, un momento o situación de estrés, un momento que estamos nerviosos, sentimos una opresión en el pecho, cuando nos tranquilizamos o nos paramos, cede.

¿Qué hacer cuando se está sufriendo un infarto de miocardio?

Si estamos teniendo un dolor en el pecho o pensamos que estamos teniendo algo parecido a un infarto, porque muchas veces, al no ser médico, no sabes exactamente si lo que estás teniendo es una angina de pecho, estás teniendo ansiedad, o te está doliendo el pecho en relación con un infarto agudo de miocardio. Lo más importante es el factor tiempo. El tiempo es lo que determina esencialmente que el resultado de tener un infarto y su tratamiento sea bueno; lo primero que tenemos que hacer ante la sensación de que estamos teniendo un infarto, es avisar. Es avisar y avisar a los servicios de urgencia, en definitiva, ir a un centro hospitalario o un centro sanitario que nos atienda.

Factor tiempo es el más determinante. Si nosotros acudimos a un hospital en menos de una hora, en el hospital se nos puede abrir la arteria, se nos puede quitar el trombo que está ocluyendo esa arteria, y, producirse un daño en el músculo cardíaco mucho menor. Eso es importante porque luego, si finalmente tenemos un daño en el músculo cardíaco, el corazón se puede contraer mejor, no se afectan las paredes del corazón y las consecuencias del infarto son mucho menores.

Al final la recomendación es visitar a su cardiólogo o en su defecto visitar nuestro sitio web para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.