GASTROENTERÓLOGOS EN CANCÚN Y PLAYA DEL CARMEN

Gastroenterólogos en merida es un Portal de especialistas en gastroenterología que prestan sus servicios dentro de la zona de merida Yucatan , La gastroenterología es la especialidad médica que se ocupa de todas las enfermedades del aparato digestivo, conformado por el esófago, estómago, elhígado, el páncreas,elintestino delgado y el grueso el recto. 

gastroenterologo en cancun cancún, 

gastroenterologo en cancun q.r.

 

logogalenia

 

Dr.Raúl Barragan Parrao
Gastroenterólogo

Cirugía Digestiva y General
Ced.Prof.2170158 Ced. Esp.3507620

Hospital Galenia consultorio 321
Tel.267-73-80

Hospital Amerimed consultorio 105
Tel.881-34-04
raulbapa@hotmail.com

 

medicosencancunDr.Edgar Rodolfo Benítez Sejudo
Gastroenterólogo

 

Av Tulum Mz4,5,9 #260

 

Tel.(998) 881-34-34

logogalenia

Dr.Landy Canto Martínez

Gastroenterologo


Av.Coba Esquina Caimito Mza2 SM25

Tel.(998) 887-43-33

 

medicosencancunDr.Nicolas Gomez
Gastroenterología


Av. Bonampak Lte2 Mza2 SM10

 

Tel.(998)843-57-06 / 886-59-48

 

359854hospiten

Dr.Juan Carlos Ibarra
Gastroenterologo


Av. Bonampak Lte7-A Mz2 SM10

Tel.(998)881-37-00 / 881-37-37

 

 

medicosencancun Dr.Dionisio García Salazar
GastroenterólogoAv Sunyaxchen #59 Sm25Tel.(998)884-24-07 / 88

 

Dr. René Reyes Vázquez
Gastroenterologo Endoscopista.

Recertificado por el consejo Mexicano de Gastroenterología. A.C

CED. PROF. 3533084

CED. ESP. 4255642
Universidad Autónoma de Nuevo León.

Gastritis, agruras, reflujo, ardor de estómago, nausea, vómito, acidez, indigestión, colitis, dolor y/o inflamación abdominal, estreñimiento, diarrea,

Esofagogastroduodenoscopia con toma de biopsias (endoscopia superior, panendoscopia, gastroscopia):

Colonoscopia con toma de biopsias, rectosigmoidoscopía y anoscopia.

Diagnóstico y tratamiento clínico así como endoscópico oportuno de cáncer de esófago, estómago, colon e hígado, así como de hemorragia digestiva (vómito y/o evacuaciones con sangre).

Calle 12 No. 195-A por Av. 21 y 23
Col. México Oriente “Plaza 21” Mérida Yucatán, México.

Tel: 9992304074

VER PAGINA WEB

Dr.Ray Vivas Estrada

Gastroenterologo
Cirugía General
Cirugía Laparoscopica

Atención a:

Colecistectomía abierta y laparoscópica
Apendicectomía abierta y laparoscópica
Hernias inguinal, umbilical y post insicionalabierta y laparoscópica.
Fisuras y fístulas anales
Hemorroidectomía
Gastritis
Úlcera péptica
Enfermedad por reflujo gastroesofágico
Funduplicaturas y plastía de hiato
Enfermedades de vías biliares
Pancreatitis
Calle 33 # 486 D x 48 y 50 Col. Jesús Carranza, Mérida, Yucatán.

Tel: (999)9272101

Urgencias:Cel: 9992005985 Enviar whatsapp

ver pagina web

Reflujo

Reflujo

Es una afección en la cual los contenidos estomacales vuelven hacia atrás desde el estómago hacia el esófago (el conducto que va desde la boca hasta el estómago). Esto puede irritar el esófago y causa acidez gástrica y otros síntomas.

Causas

Cuando usted come, el alimento pasa desde la garganta hasta el estómago a través del esófago. Un anillo de fibras musculares en la parte inferior del esófago impide que el alimento deglutido vuelva a subir. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior (EEI).

Cuando este anillo muscular no se cierra bien, los contenidos del estómago pueden devolverse hacia el esófago. Esto se denomina reflujo o reflujo gastroesofágico. El reflujo puede causar síntomas. Los ácidos gástricos fuertes también pueden dañar el revestimiento del esófago.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo del reflujo están:

  • Consumo de alcohol (posiblemente)
  • Hernia de hiato (una afección en la cual parte del estómago pasa por encima del diafragma, el músculo que separa el tórax y la cavidad abdominal)
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Esclerodermia
  • Tabaquismo

La acidez gástrica y el reflujo gastroesofágico se pueden producir o empeorar por el embarazo. Los síntomas también pueden ser causados por ciertos medicamentos, como:

  • Anticolinérgicos (por ejemplo, para el mareo)
  • Broncodilatadores para el asma
  • Bloqueadores de los canales del calcio para la hipertensión arterial
  • Fármacos dopaminérgicos para el mal de Parkinson
  • Progestágeno para el sangrado menstrual anormal o el control natal
  • Sedantes para el insomnio o la ansiedad
  • Antidepresivos tricíclicos

Si usted sospecha que uno de los medicamentos le puede estar causando acidez gástrica, hable con su proveedor de atención médica. Nunca cambie ni suspenda un medicamento que usted tome regularmente sin hablar con su proveedor de atención médica.

Molestias digestivas frecuentes

Molestias digestivas frecuentes

Molestias digestivas frecuentes. El dolor de estómago es muy común entre la población. Según la FEAD (Fundación Española del Aparato Digestivo), uno de cada tres españoles sufre problemas digestivos en algún momento. Estos son los tipos de molestias digestivas que pueden presentarse.

Ardor. El ardor de estómago es la sensación de que el ácido procedente de la comida parcialmente digerida sube desde el aparato digestivo hacia la boca. También se le conoce popularmente como acidez de estómago.

Hinchazón. Es una de las molestias más fecuentes. El abdomen se siente lleno de aire o de gases.

Distensión abdominal. Se diferencia con la hinchazón en que el abdomen aparece inflamado, lo que es visible externamente, y hay una sensación de que el intestino se expande.

Pinchazos. Se trata de un dolor agudo e intenso en el abdomen. Es uno de los dolores de estómago más molestos.

Calambres. Los calambres son dolorosos y aparecen y desaparecen en forma de oleadas. Para sentir alivio es necesario acurrucarse. La intensidad y la frecuencia del dolor va aumentando a lo largo del día.

Nudos. Es la sensación de que el estómago está lleno de nudos por dentro, como retorcido.

Ruidos. Son ruidos estomacales tan intensos, en forma de rugidos, que a veces son audibles por otras personas.

Con aire. El aparato digestivo se llena de aire provocando una sensación molesta que debe ser aliviada expulsando el gas.

Mitos sobre la gastritis

Mitos sobre la gastritis

¿Es verdad que el yogurt y la leche alivian la gastritis (inflamación de la mucosa estomacal), y que es imposible que los niños sufran este padecimiento? ¿Qué hay de cierto en que el consumo de ciertos alimentos y medicamentos puede desencadenar esta enfermedad? ¿Tienen razón quienes aconsejan comer a intervalos más cortos para evitar este problema?

Mitos sobre la gastritis

Preguntas como éstas surgen al escuchar los remedios que corren de boca en boca sobre la gastritis, afección que la mayoría de mexicanos sufre o sufrirá en algún momento de su vida; si bien son recomendaciones de buena fe sobre cómo tratar la gestritis y que buscan ayudar a que un familiar o amigo se sienta mejor, rara vez cuentan con aval científico o bien, se trata de verdades a medias ubicadas fuera del contexto médico.

Por tanto, conviene analizar los mitos sobre la gastritis antes de llevarlos a la práctica a fin de descubrir qué hay de cierto o falso en ellos, de lo contrario, podrían retrasar el diagnóstico médico y complicar el padecimiento.

Mito 1: consumir lácteos y yogurt alivia la gastritis

Esta afirmación ha sido ampliamente difundida, pues leche y yogurt refrescan el estómago y le permiten descansar del dolor rápidamente; sin embargo, el efecto es momentáneo debido a que estos productos elevan la acidez estomacal luego de 2 ó 3 horas de haberse ingerido. De hecho, muchos dietistas aconsejan a las personas con gastritis no consumir lácteos con frecuencia y, si lo hacen, es mejor preferir los descremados o con poca grasa.

Mito 2: la gastritis se produce al consumir en exceso ciertos alimentos

Se trata de una verdad a medias. Los alimentos irritantes y con mucha grasa, condimentos o vinagre, así como bebidas gaseosas y con contenido alcohólico, lastiman la mucosa intestinal y propician la aparición de gastritis, por ello se recomienda moderar su consumo, pero también es cierto que intervienen otros factores, como la cantidad de comida que se ingiere y la frecuencia, sin olvidar la higiene con que se prepara y el estrés al que se somete el paciente.

Mito 3: los niños no se pueden enfermar de gastritis

No sólo es mentira, sino que es peligroso creer esta idea. El sistema digestivo de los menores es todavía inmaduro, por lo que tienen grandes posibilidades de desarrollar este problema, sobre todo si abusan de comida chatarra, alimentos irritantes y bebidas gaseosas, ya que pueden deteriorar la mucosa estomacal.

Mito 4: personas con obesidad padecen más esta enfermedad

Falso. La idea de que solamente quienes consumen cantidades excesivas de alimentos sufren gastritis es errónea, pues se trata de afección que no hace distinción de género o edad, y mucho menos de complexión, por lo que puede afectar a cualquier individuo sin importar si tiene o no obesidad.

Mito 5: café y bebidas gaseosas deben restringirse para prevenir gastritis o evitar su agravamiento

Cierto. Café y té negro contienen cafeína, mientras los refrescos (con gas o sin él) y bebidas energizantes poseen alta concentración de azúcares y estimulantes del sistema nervioso (teobromina, por ejemplo); todas estas sustancias aumentan la secreción de ácidos digestivos (acidez estomacal), y contribuyen a desencadenar inflamación de la mucosa gástrica y/o agravar sus manifestaciones. Por tanto, lo mejor es limitar el consumo de refrescos y de cualquier bebida con cafeína.

Mito 6. Beber agua en exceso empeora los síntomas

El consumo del vital líquido debe ser, de acuerdo con la recomendación médica, de dos litros al día (8 vasos). Empero, el exceso de esta sustancia puede desequilibrar el nivel de acidez (pH) del estómago, incrementando la producción de jugos gástricos y haciendo más severas las manifestaciones.

Mito 7: reemplazar los refrescos por jugos desaparece síntomas de gastritis

Falso. La realidad es que depende del tipo de bebida, es decir, los jugos de frutas cítricas (naranja, toronja, uva, maracuyá) deben consumirse con moderación o incluso evitarse (al igual que aquellos industrializados), de acuerdo con el grado de afectación de la persona. Por el contrario, no hay prohibición respecto a los zumos naturales de frutas y verduras no ácidas, como zanahoria o manzana.

Mito 8: los analgésicos comunes agravan la gastritis

En particular debemos referirnos a los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como el ácido acetilsalicílico, ibuprofeno y naproxeno (el paracetamol no está contraindicado a pesar de pertenecer a dicho grupo). Estos productos debilitan las defensas del estómago, por lo que no deben consumirse con frecuencia y menos en caso de dolor gástrico (por ello es preferible acudir al médico en vez de autoprescribirse).

Cabe señalar que si una persona debe tomar analgésicos a menudo (debido a que padece dolor articular, por ejemplo) es aconsejable evaluar la dosis o tratar de consumirlos siempre con los alimentos, elegir presentaciones con capa entérica (cubierta adicional de los medicamentos orales que evita el contacto directo con el estómago), e ingerirlos con antiácidos para no provocar daño a la mucosa gástrica.

Mito 9: a más comidas, menos inflamación de la mucosa

Cierto. Se sabe que un factor que incrementa la gastritis o favorece su surgimiento es el intervalo de varias horas entre cada comida, que muchas veces se acompaña de consumo excesivo de alimentos en cada toma y situaciones estresantes, lo cual altera el funcionamiento del estómago y lo hace más sensible.

Quien recibe un diagnóstico de gastritis debe ingerir entre 3 y 5 comidas al día, cada una en forma moderada, sin excesos y conformada por los alimentos que el médico haya indicado.

Mito 10: controlar el estrés previene la aparición de gastritis o reduce sus síntomas

En efecto, emociones intensas, nerviosismo y ansiedad favorecen la formación de ácido clorhídrico en el estómago, por tanto, es innegable que el estado emocional contribuye a la aparición de gastritis o agrava los síntomas. De ahí la necesidad de que los pacientes aprendan a manejar estados de tensión si buscan cómo evitar la gastritis.

Mito 11: la gastritis sólo es ocasionada por Helicobacter pylori

No existe un factor único que desencadene gastritis. Aunque la infección por la bacteria Helicobacter pylori (se adquiere al consumir agua o alimentos contaminados) frecuentemente provoca inflamación del revestimiento del estómago, es solo una de varias causas comunes de la enfermedad.

Este trastorno también aparece por el consumo excesivo de alcohol, tabaco y antinflamatorios no esteroideos (AINES), así como por estrés e ingesta de alimentos irritantes. Por ello, en la actualidad se puede decir que es una enfermedad multifactorial.

Mito 12: tomar antiácidos es suficiente para eliminar la gastritis

Falso. Los antiácidos (medicamentos para neutralizar o disminuir la producción de ácido estomacal) son pilares del tratamiento, pero no pueden hacer solos todo el trabajo. Es necesario suspender el consumo de alcohol, tabaco, comida muy condimentada, con picante o grasa, así como aprender a manejar adecuadamente el estrés. Asimismo, cabe señalar que en caso de infección por Helicobacter pylori se suelen integrar antibióticos a la terapia.

Por otra parte, si el paciente desea complementar el tratamiento farmacológico con productos naturales, debe consultar esta decisión con el médico tratante, ya que el uso combinado puede ocasionar pérdida de la eficacia de los medicamentos, además de otros problemas en el organismo.

Es importante señalar que todo caso de gastritis, por leve que parezca, debe ser evaluado por un especialista (médico gastroenterólogo) para determinar cuál es su gravedad, origen y tratamiento más conveniente.

Hematemesis: Las 6 causas más frecuentes

Hematemesis: Las 6 causas más frecuentes

Sin duda has recibido a uno que otro paciente en urgencias vomitando sangre pero, ¿en qué patología pensar? En esta ocasión te presentamos un recuento de las causas más frecuentes de sangrado de tubo digestivo alto (STDA) que no debes dejar pasar.

Lo aparatoso del sangrado es el menor de los problemas que tenemos los médicos, ya que este dato sólo es un pequeño vistazo del monstruo de enfermedad que está detrás. No pierdas la cabeza, te diremos cuales son las  patologías a las que probablemente te  vas a enfrentar.

¿Le duele la pancita?

Las úlceras gástricas y duodenales son la principal causa de STDA, representando hasta el 50%. Existen diversos factores de riesgo que agravan la enfermedad:

  • La infección por Helicobacter pylori se asocia ampliamente (85% gástrica, 95% duodenal) con estas úlceras.
  • El consumo de antiinflamatorios no esteroideos (AINE´s) es otro factor; entre 2-4% de las personas utilizan diario ASA, diclofenaco, indomentacina, ibuprofeno, naproxeno o ketoprofeno. A los 14 días de uso, el 5% desarrollan erosiones y úlceras; si prolongan el tratamiento >4 semanas el porcentaje aumenta hasta 10%. Es muy importante que preguntes por el consumo de estos medicamentos y la duración de estos tratamientos durante el  interrogatorio.
  • El estrés, la enfermedad de Crohn , síndromes  hipergastrinémicos, la oclusión o estenosis del tronco celíaco o de la arteria mesentérica superior son causas menos comunes de úlceras.
  • El consumo de alcohol, anticoagulantes, corticoides o tabaco, historia de úlceras previas, entre otros factores, agravan el sangrado.

Tu paciente se quejará de dolor epigástrico que podrá irradiarse a espalda, tórax u otras regiones del abdomen. Será un dolor punzante o sensación de vacío en el estómago (como hambre dolorosa). Puede quejarse de pirosis o regurgitación ácida hacia  la garganta, estos síntomas se agravarán por la hiperacidez o por vaciamiento gástrico retardado. También tendrá náuseas, vómitos o diarrea. Si su sangrado fue muy abundant, tendrá signos y síntomas de hipovolemia.

Para realizar el diagnóstico la endoscopia será tu herramienta principal. Para descartar o confirmar la presencia de H. pylori existen 4 procedimientos diferentes: El examen histológico de las biopsias de la mucosa gástrica, serología, prueba de antígenos en heces y prueba de aliento con urea marcada con carbono 13 o 14.

El esófago sangrón

Las varices esofágicas son frecuentes en la cirrosis hepática ya que están presentes hasta en el 50% de los casos cuando se realiza este Dx. Para que aparezcan la presión portal debe elevarse >10 mmHg y una vez formadas pueden crecen por 2 factores: el aumento de la presión en su interior y un flujo sanguíneo elevado constante. Como es obvio, este crecimiento aumenta el riesgo de sangrado.

Investiga en tu historia clínica datos clave que puedan guiarte al Dx.: hepatitis B, C, D o  autoinmune, cirrosis biliar primaria, colangitis esclerosante primaria, consumo crónico de alcohol, esteatosis hepática, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad de Wilson, tirosinemia o hemocromatosis. En la exploración física puedes encontrar datos de enfermedad hepática avanzada como ascitis, ictericia, la misma hemorragia e incluso encefalopatía hepática.

Solicita una fibroscopia dentro de las primeras 12 horas. La hemorragia fue causada por las varices si fluye sangre en chorro o babeante o si existe un coágulo de fibrina sobre ellas. Si las várices están limpias y no existen otras lesiones, asume que el origen de la hemorragia fue su rotura.

¡Se me desgarró el esófago!

Los desgarros de Mallory Weiss se localizan en la mucosa esofágica, gástrica o en la unión de ambas y se producen por arcadas forzadas y vómitos repetidos, más frecuentemente en pacientes alcohólicos. Representan el 4-5% de los casos de STDA. Hasta un 85% de los pacientes que presenten este desgarro tendrán hematemesis, el 70% necesitarán transfusión sanguínea y el 10% requerirán ser intervenidos urgentemente. Para acertar en tu Dx.  es necesario realizar una endoscopia para mirar las lesiones en la mucosa; pueden ser únicas o múltiples y por lo general miden <2 cm. La mayor parte remite espontáneamente en un plazo de 48 horas.

¿Y lo inflamado qué me lo quita?

Existen diversas causas de esofagitis que cursan con odinofagia, disfagia, dolor torácico y hasta impactación de los alimentos, pero las que causan hematemesis son muy contadas. La principal es la esofagitis causada por medicamentos: ésta ocurre cuando el esófago entra en contacto con soluciones ácidas como el sulfato ferroso y el ácido ascórbico, o con soluciones alcalinas como el alendronato. También al administrar una solución hiperosmolar como el cloruro potásico o al inducir toxicidad farmacológica directa sobre la mucosa del esófago como con las tetraciclinas. Otros medicamentos que pueden causar esofagitis son los AINE´s, AAS, antibióticos, quinidina, entre otros.

Tu paciente presentará dolor torácico agudo, disfagia, odinofagia, sialorrea, y por supuesto, hematemesis y melenas. Para el Dx. realiza una esofagoscopia, en ella observarás lesiones en las improntas del arco aórtico, la aurícula izquierda o en la unión esofagogástrica.

Tumores y tumores

En el síndrome de Zollinger-Ellison existe un tumor productor de gastrina que provoca hipersecreción ácida y por lo tanto enfermedad ulcerosa grave. Se localiza en páncreas y con menos frecuencia en la segunda  porción del duodeno, estómago, bazo o ganglios peripancreáticos. 2/3 son malignos con posibilidad de metástasis productoras de gastrina en ganglios linfáticos regionales,  hígado, bazo, médula ósea, mediastino, peritoneo y piel.

El síntoma más frecuente es el dolor abdominal; >90% desarrolla úlceras pépticas que pueden complicarse con perforaciones o hemorragias. También existe diarrea, esteatorrea y pérdida de peso por malabsorción-maldigestión secundario a la presencia masiva de ácido clorhídrico en el intestino.

El Dx.  se realiza con determinación sérica de gastrina basal y estimulada: cifras >1000 ng/l lo confirman. Para localizar y estadificar el tumor se utiliza la TAC helicoidal con triple contraste.

La arteria varicosa

La lesión de Dieulafoy es una arteria anómala de calibre grueso (10 veces su calibre normal) que atraviesa la submucosa del estómago y entra en contacto con la mucosa, así que si existen pequeñas roturas en esta capa se podrá erosionar la arteria y comenzará a sangrar. Se localiza en fundus o cuerpo gástrico y la hemorragia será masiva e intermitente.

Investiga en tu historia clínica si hay antecedentes de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, enfermedad renal crónica, diabetes o abuso de alcohol. Para realizar el diagnóstico tienes que hacer una endoscopia.

Es muy importante la clínica con estos pacientes, ya que dependiendo de los datos que nos ofrezcan, serán las posibles causas para guiar tu diagnóstico. No te desesperes y controla el sangrado, vigila en todo momento los signos vitales, atento a los datos de hipovolemia y sobre todo tranquiliza a tu paciente, explícale lo que sucede y siempre actúa de forma profesional. Por último, existen otras causas de hematemesis, no sólo éstas, así que investiga y amplía tu repertorio de enfermedades. ¡Adelante!

Síndrome de intestino irritable (SII), (Colitis nerviosa, colon irritable)

Síndrome de intestino irritable (SII), (Colitis nerviosa, colon irritable)

La colitis nerviosa, también conocida como síndrome del Intestino Irritable no lesiona el intestino ni genera complicaciones que pongan en riesgo la vida del paciente, pero los malestares si impactan su bienestar.

Es un trastorno caracterizado por combinación de síntomas (dolor, distensión abdominal, diarrea, constipación) no causado por un trastorno orgánico o bioquímico.

  • Es más común en mujeres (aunque los hombres también la pueden padecer)
  • Es la causa de consulta gastroenterológica más frecuente (28-36%)

 

Los síntomas de la colitis nerviosa son:

  • Dolor constante en el abdomen
  • Cólicos
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Inflamación abdominal (por acumulación de gases)
  • Mayor fuerza de evacuación al iniciar la defecación
  • Mucosidad dentro y alrededores de las heces
  • Sensación de pujo

El primer paso para tratar esta la colitis es realizar cambios en el estilo de vida. Por ejemplo, incrementa el consumo de vegetales, frutas y granos, los cuales te brindarán la fibra que tu cuerpo necesita y bebe dos litros de agua al día.

Reduce el consumo de irritantes como el alcohol y el tabaco porque favorecen el desarrollo del Síndrome del Intestino Irritable. Evita la ingesta de alimentos como frijoles, cebolla, brócoli o repollo, causantes de la inflamación estomacal.

 

Existen criterios para incluir pacientes con SII: (ROMA III)

Dolor o molestia abdominal al menos 3 días por mes en los 3 meses previos, con dos o más de los siguientes:

  1. Mejora del dolor con la defecación.
  2. Inicio de dolor asociado con cambios en la frecuencia de la defecación.
  3. Inicio de dolor asociado con cambios en la forma de dolor.

 

Exámenes recomendados en todos los pacientes con SII.

  1. Biometría hemática.
  2. Sangre oculta en heces.
  3. Rectosigmoidoscopia o colonoscopia en pacientes mayores de 50 años.
  4. Prueba de tolerancia a lactosa.

 

Dentro del tratamiento depende la variedad que predomine (diarrea o estreñimiento).

Frecuentemente ésta entidad se asocia a alteraciones emocionales (estrés, tensión, ansiedad) por lo tanto se sugiere uso de ansiolíticos en casos muy graves.

Que es la Gastritis

Que es la Gastritis

La gastritis es una condición en la cual el revestimiento del estomago (también conocida como la mucosa gástrica) esta inflamada. Para un Gastritisdiagnóstico preciso se requiere realizar una exploración endoscópica, en esta se apreciara que tan severo está afectado el estomago. Si solo es una par te del estomago o toda la esfera gástrica.

Síntomas comunes para la gastritis:

  • Ardor estomacal
  • Molestia estomacal justo entre el ombligo y las costillas inferiores
  • Sentir deseo de comer para tratar de aliviar la molestia
  • Muchos eructos y sensación de estar lleno en el abdomen
  • Nauseas y en ocasiones vómitos recurrentes

Existen varias causas para una gastritis:

  • Malos hábitos alimenticios
  • Estrés
  • Abuso en el consumo de analgésicos (aspirina, piroxicam, indometacina, etc.)
  • Desórdenes de autoinmunidad
  • Infección por Helicobacter pylori

 

La gastritis es una inflamación y no una enfermedad y debe de tomarse como un aviso de que algo está afectando el revestimiento del estomago y es necesario actuar y remediarlo antes de que suceda algo más severo.

De no atender este aviso. El revestimiento y la submucosa permitirán el paso del ácido gástrico hacia la capa del estomago. Una vez que esto sucede, el ácido romperá el estomago causando una Ulcera. De no atenderse la Ulcera puede causar daños severos e incluso llegar a ser cáncer estomacal.

Tipos de gastritis:

Aguda: Cuando la inflamación es repentina, los síntomas de gastritis son mas pronunciados y es mas fácil de aliviar con un buen plan de tratamiento.

Crónica: Cuando La inflamación dura por tiempo prolongado (meses o años). En la mayoría de los casos, la persona afectada, puede controlar los síntomas pero por lo regular la inflamación sigue allí. Existen varios subtipos de gastritis bajo la categoría de la Gastritis Crónica.

Erosiva: Se le llama Gastritis Erosiva cuando se presentan erosiones superficiales (dentro del estomago). No tan mala como la ulcera.

Atrófica: Cuando la mucosa se ha dañado o perdido en su totalidad (es la última fase de la Gastritis Crónica). Es decir, es cuando la capa protectora se ha gastado en su totalidad.  Se cree que la Gastritis Atrófica es cancerosa.

¿Qué es una úlcera?

¿Qué es una úlcera?

Las úlceras son llagas en el recubrimiento del tubo digestivo. El tubo digestivo consiste en el esófago, el estómago, el duodeno (la primera parte de los intestinos) y los intestinos. La mayoría de las úlceras se localizan en el duodeno. Estas úlceras se llaman úlceras duodenales. Las úlceras localizadas en el estómago se llaman úlceras gástricas. Las úlceras en el esófago se llaman úlceras esofágicas.

Posibles signos de una úlcera

  • Sentirse mejor al comer o beber y, luego, peor 1 ó 2 horas más tarde (úlcera duodenal).
  • Sentirse peor al comer o beber (úlcera gástrica).
  • El dolor de estómago lo despierta por la noche.
  • Sentirse lleno rápido.
  • Sensación de pesadez, abotagamiento, ardor o dolor sordo en el estómago.
  • Vómitos.
  • Pérdida de peso inesperada.

 

¿Cómo puede saber mi médico si tengo una úlcera?

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas y es posible que le indique algún medicamento antes de realizar las pruebas. Esto se debe a que las úlceras, por lo general, mejoran en el término de aproximadamente una semana de tratamiento. Es posible que no necesite realizarse pruebas si mejora.

Si no mejora, es posible que su médico realice una endoscopia o una radiografía especial para estudiar el tubo digestivo. Durante una endoscopia, su médico observa el estómago a través de un tubo delgado. Es posible que tome una biopsia (una muestra del recubrimiento del estómago) para evaluar la presencia de H. pylori. También pueden usarse pruebas de sangre y de aliento para evaluar la presencia de H. pylori.

 

¿Son graves las úlceras?

La mayoría de las personas con úlceras solo tienen dolor de estómago. Algunas personas no tienen ningún síntoma en absoluto. Pero las úlceras pueden provocar otros problemas de salud. A veces, sangran. Si las úlceras se vuelven muy profundas, pueden atravesar el estómago. Esto se llama perforación. Las úlceras pueden impedir que los alimentos pasen por el estómago (esto se llama obstrucción). Esto provoca náuseas, vómitos y pérdida de peso. Obtenga ayuda de inmediato si tiene uno de los signos de advertencia.

Signos de advertencia de que su úlcera está empeorando

  • Vomita sangre.
  • Vomita alimentos que comió horas o días antes.
  • Siente frío o tiene sensación de pegajosidad.
  • Se siente inusualmente débil o mareado.
  • Tiene sangre en las heces (sangre que puede hacer que las heces se vean negruzcas o similares al alquitrán).
  • Tiene náuseas constantes o vómitos reiterados.
  • Tiene dolor repentino e intenso.
  • Continúa bajando de peso.
  • Su dolor no desaparece cuando toma su medicamento.
  • Su dolor llega hasta la espalda.
Cuando ir con un Gastroenterólogo

Cuando ir con un Gastroenterólogo

Muchas personas experimentan comúnmente síntomas del tracto digestivo sin prestarles mucha atención, pero la mayoría no sabe que cuando estos síntomas aparecen frecuentemente es hora de visitar al gastroenterólogo, quien es el médico especialista en diagnosticar y tratar todas las enfermedades del aparato digestivo.
Entre los síntomas más comunes que ameritan visitar este especialista se encuentran:

  • Dolor abdominal o tipo cólico
  • Acidez
  • Reflujo
  • Sensación de llenura (aún sin haber comido)
  • Distención abdominal (exceso de gases)
  • Estreñimiento
  • Sensación de cuerpo extraño o dolor al evacuar (hemorroides)
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel, los ojos y las mucosas de la boca)

La mayoría de los especialistas recomienda que ante estos síntomas el paciente visite primero a su médico de cabecera, el cual determinará si es necesario acudir al gastroenterólogo o realizar estudios más especializados. Una vez que un paciente ha sido diagnosticado con enfermedades del tracto digestivo (existen alrededor de 800) como las relacionadas con Helicobacter Pylori, gastritis, úlcera gástrica, cirrosis hepática, esofagitis, hernia hiatal, hemorragia digestiva, hepatitis, tumores de hígado, obstrucción intestinal, pancreatitis aguda, entre otras, debe realizarse un seguimiento adecuado con el gastroenterólogo, para evitar cualquier otra complicación.

 

La gastroenterología es la rama de la medicina que se encarga del estudio del aparato digestivo, comprendido por los órganos: esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso, recto y ano, y glándulas digestivas (hígado, vesícula, vías biliares y páncreas);por lo tanto, a su vez, se derivan de ella la hepatología (estudio del hígado) y proctología (estudio del recto y ano).

En aquellas personas con antecedentes personales y familiares de enfermedad gastrointestinal, o con molestias en el cólon después de los 55 años de edad es recomendable acudir periódicamente al gastroenterólogo, ya que son más propensos a desarrollar alguna patología e incluso cáncer.

historia clinicaDurante la primera consulta el gastroenterólogo realizará la historia clínica de cada paciente, incluyendo sus antecedentes personales y familiares de cualquier patología, los medicamentos que toma el paciente, así como los síntomas que está experimentando, desde cuando los presenta y con qué frecuencia, que factores (alimentos, bebidas o situaciones específicas) producen el malestar, la persistencia o evolución de los mismos y si ha tratado de atenuarlos con algún medicamento sin éxito. Este es el momento ideal para que el paciente pueda aclarar cualquier duda que tenga sobre sus síntomas actuales.

Dependiendo de cada paciente el gastroenterólogo podría recurrir a estudios más especializados para un diagnóstico preciso, como son exámenes de sangre, ecosonograma abdominal, u otros métodos más invasivos como la gastroscopia o endoscopia y la colonoscopia. Estos últimos, a pesar de ser más incómodos para el paciente permiten la observación del tracto gastrointestinal (consisten en introducir una manguera muy fina con cámara por la boca o el ano del paciente) y en algunos casos incluso curar las lesiones directamente en un solo procedimiento.
Es importante recordar que aunque pueden parecer síntomas “comunes” y de menor importancia podrían estar alertando al paciente de alguna enfermedad que amerite valoración y tratamiento por un especialista.

Siempre consulte a su especialista. No debe de automedicarse.

Las pruebas no muestran anomalías gastrointestinales específicos en niños con autismo

Las pruebas no muestran anomalías gastrointestinales específicos en niños con autismo

Los niños con autismo tienen ningún patrón único de resultados anormales en la endoscopia u otras pruebas para trastornos gastrointestinales (GI), en comparación con los niños no autistas con síntomas gastrointestinales, según un estudio en el Journal of Gastroenterología y Nutrición Pediátrica (JPGN), Diario Oficial de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición y la Asociación norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición. La revista es publicada por Wolters Kluwer .

El estudio no encontró evidencias de inflamación celular intestinal, deficiencia de lactasa, o “intestino permeable” específico para niños autistas con síntomas gastrointestinales, de acuerdo con la nueva investigación, dirigida por Timothy Buie, MD, Rafaíl Kushak, PhD, y Harland invierno, MD, MassGeneral del hospital de los Niños, Boston. Los resultados plantean preguntas sobre los informes científicos y no científicos anteriores que vinculan a las anomalías gastrointestinales autismo y conductas autistas.

Hallazgos similares en niños autistas frente a ‘Neurotypical’ con síntomas gastrointestinalesWatch Full Movie Online Streaming Online and Download

Los investigadores analizaron están evaluando los resultados de las pruebas de diagnóstico en 61 niños con autismo para los síntomas gastrointestinales, como dolor abdominal o estreñimiento. Los resultados se compararon con los de 50 no autista, o “neurotípica,” niños sometidos a pruebas similares. Todas las pruebas se llevaron a cabo como parte del cuidado-no clínico de rutina únicamente para los fines del estudio.

El estudio se centró en ciertas anomalías con enlaces sugeridos previamente con el autismo. Estos incluyen la inflamación intestinal; La deficiencia de la enzima digestiva lactasa, asociado con intolerancia a la lactosa; y el aumento de la permeabilidad intestinal, a veces se llama “intestino permeable”.

Las muestras de biopsia intestinal mostró niveles leves de la inflamación microscópica en algunos de los niños con autismo, así como en algunos de los niños no autistas. Los marcadores de la inflamación intestinal, deficiencia de lactasa, y la permeabilidad intestinal fueron similares entre los niños con y sin autismo.

Los niños con autismo tienen comportamientos que afectan a la interacción social y la comunicación verbal y no verbal. Los problemas comunes tales como reflujo ácido o estreñimiento pueden conducir a síntomas atípicos en niños con autismo, por ejemplo, el comportamiento agresivo o autolesiones. “En consecuencia, los problemas gastrointestinales que pueden ser fácilmente reconocidas en un niño neurotípica pueden no ser diagnosticados en un niño con autismo”, escriben los investigadores.

Estos síntomas inusuales han llevado a la sugerencia de que los comportamientos de autismo podrían estar vinculados a los trastornos subyacentes GI-o incluso que las anormalidades gastrointestinales contribuyen al desarrollo del autismo. Algunos padres y los médicos han observado mejoras en los comportamientos relacionados con el autismo y síntomas gastrointestinales con dietas especiales y otras “intervenciones no basadas en la evidencia.”

Pero el nuevo estudio cuestiona los vínculos entre las anomalías reportadas autismo y GI, que no muestran diferencias significativas en la inflamación intestinal, deficiencia de lactasa, o la permeabilidad intestinal en los niños autistas en comparación con no autistas con síntomas gastrointestinales. “Los resultados de este estudio sugieren que los problemas gastrointestinales frecuentes se producen en niños con autismo y deberían ser evaluados”, según los autores. Y añaden: “No hay evidencia para apoyar que los trastornos gastrointestinales causan autismo.”

Los investigadores hacen hincapié en que los resultados de la endoscopia y otras pruebas de diagnóstico en los niños autistas con síntomas gastrointestinales son similares a los de los niños no autistas con síntomas gastrointestinales similares. Sin embargo, señalan, “La identificación de los niños con TEA que tienen condiciones médicas concomitantes como la enfermedad inflamatoria intestinal, mala absorción, o intolerancia a la lactosa puede ser un reto debido a que sus síntomas son atípicos.”

¿QUÉ ES LA CANDIDIASIS INTESTINAL?

¿QUÉ ES LA CANDIDIASIS INTESTINAL?

La candidiasis es una infección que afecta al intestino delgado causada por diversas variedades de cándida, parásitos de ‘hongos’, especialmente Cándida albicans, aunque existen unas 150 especies de cándidas distintas. La Cándida albicans es una levadura que reside en nuestro tracto intestinal y si todo va bien vive en armonía dentro de nosotros y cumple sus funciones de mantener el equilibrio intestinal, eliminar restos de carbohidratos mal absorbidos, absorber cierta cantidad de metales pesados para evitar que entren en nuestra sangre, y mantener el pH de nuestra sangre en equilibrio.

La candidiasis surge cuando por varios factores se deprime el sistema inmune y se desequilibra la flora intestinal, causando el crecimiento excesivo de esta levadura.

 

Factores desencadenantes de la candidiasis:

  1. Exceso de azúcar, bebidas alcohólicas, levaduras, trigo y carbohidratos simples y refinados. Este tipo de alimentos, a parte de alimentar la cándida directamente hacen aumentar los niveles de glucosa en la sangre, que también hará que se alimenten.
  2. Consumo de peces de piscifactoría, porque están intoxicados con mercurio y alimentados con soja transgénica, trigo y restos de animales muertos.
  3. Exceso de carne no ecológica, debido a las hormonas y medicamentos con los que son alimentados los animales de granja convencionales.
  4. Consumo de embutidos, porque están repletos de azúcar, lactosa, conservantes, colorantes y otras sustancias tóxicas.
  5. Uso de antibióticos, porque destruyen la flora intestinal bacteriana pero no la candidiasis; otros medicamentos como la cortisona, que deprimen el sistema inmune; o los anticonceptivos, que destruyen nutrientes como la vitamina B6, que es indispensable para un sistema inmune saludable.
  6. Falta de nutrientes. Es más común la candidiasis en personas que no siguen unos buenos hábitos de alimentación, ya que sufren malas digestiones, fermentaciones, carencia en la absorción de los nutrientes, o subidas y bajadas de azúcar en sangre, de modo que al final terminan con un sistema inmune totalmente debilitado.
  7. Carencia de enzimas digestivas y ácido clorhídrico. Cuando segregamos pocas enzimas tenemos malas digestiones, se fermentan los alimentos en nuestro interior y sufrimos putrefacción intestinal. Entonces irritamos la mucosa intestinal y desequilibramos la flora, dando pie al sobre crecimiento de levaduras como la cándida.
  8. Uso y consumo de agua del grifo, ya que tiene cloro que destruye la flora intestinal, y flúor que deprime el sistema inmune.
  9. Estrés prolongado en el tiempo. Cuando nos estresamos el cortisol y los niveles de glucosa en sangre aumentan, y por otro lado se deprime el sistema inmune y se destruye la flora bacteriana intestinal.
  10. Embarazo o niveles elevados de progesterona. Durante el embarazo los niveles de progesterona aumentan, induciendo a las glándulas endometriales a producir glucógeno, lo cual favorece el crecimiento de las cándidas vaginales. Por otro lado, unos niveles altos de progesterona pueden provocar resistencia a la insulina, causando un exceso de glucosa en la sangre y favoreciendo el crecimiento de las cándidas.
  11. Diabetes y obesidad.

Síntomas de sufrir candidiasis

El hongo cándida suelta toxinas en el torrente sanguíneo y tiene un efecto devastador en el sistema nervioso y el sistema inmune; afecta al bienestar físico, mental y emocional. Cuando la cándida se apodera de nuestro cuerpo, nos pide de manera ansiosa hidratos de carbono y dulces, lo que aún la alimenta más y consigue proliferar de tal manera que agota el sistema inmunológico.

La candidiasis se origina en primer lugar en los intestinos, y luego puede ir a cualquier otro órgano y parte de nuestro cuerpo.

Algunos de los síntomas que podemos tener si sufrimos de candidiasis son: depresión; ansiedad; baja autoestima; cansancio incluso a pesar de haber dormido 8 horas; dificultad para tomar decisiones; confusión mental
; ansiedad por dulces y carbohidratos; dolor de cabeza; malestar general
; lengua blanca
; exceso de histamina; permeabilidad intestinal; gases y flatulencias
; fatiga injustificada
; manos y/o pies fríos; diarreas y/o estreñimiento; distensión abdominal; ardor estomacal; reflujos ácidos; sensación de embotamiento; formación de gases después de las comidas; sensación de hinchazón al comer o poco después; mareos; 
retención de líquidos.

Se pueden diferenciar dos tipos de personas con candidiasis:

  • Personas con evidencias claras de candidiasis en la vagina o la boca, con enfermedades del sistema inmune, embarazadas, diabéticos o pacientes con cáncer que están en tratamiento de quimioterapia.
  • Personas que sufren candidiasis crónica con una sintomatología menos “clara” pero que tienen algunos de los síntomas que describo a continuación: Insomnio, infecciones crónicas, alergias, picores vaginales y/o anales, afonía, congestión nasal, falta de equilibrio, vértigo, síndrome premenstrual, desequilibrio hormonal, erupciones frecuentes, aftas bucales, acné, uñas quebradizas, hongos en las uñas de las manos o de los pies, lengua blanca y seca y/o pastosa, anemia, debilidad al saltarse una comida, sueño después de comer, sudor nocturno, infecciones frecuentes 
de los senos nasales o los oídos, conjuntivitis
, infecciones del tracto urinario (cistitis), problemas renales
, dolores articulares y musculares.

Cómo diagnosticarla

Las personas que sufren candidiasis en silencio, sin saberlo, a menudo se sienten débiles, son tachados de hipocondríacos que se quejan sin motivo, y sienten que algo no va bien pero no saben qué les pasa porque notan que no tienen la energía de antes, que les cuesta hacer cosas que antes disfrutaban, que pierden la memoria o cualquiera de los síntomas descritos anteriormente. Buscando la solución y respuestas a diferentes sintomatologías y desajustes van de médico en médico: acuden a psicólogos por los estados depresivos, a neurólogos por la migraña o la falta de memoria, son medicadas por la ansiedad, tratadas por la fibromialgia o la histamina, acuden al endocrino y son diagnosticadas con colon irritable, etcétera. Y en realidad lo que pasa es que el sistema inmune está débil y hay candidiasis.

Hay varias maneras de diagnosticar la candidiasis:

  1. Por análisis de sangre. Si los niveles de eosinófilos tienden a estar en el extremo máximo y a la vez los niveles de basófilos bajos es una señal de que hay alguna alteración bacteriana y sobre crecimiento de levaduras.
  2. Test de la arabinosa en orina. Es un tipo de azúcar que en presencia de candidiasis no se metaboliza adecuadamente por la orina y da resultados de test elevados.
  3. Cultivos microbiológicos -para analizar la presencia de levaduras-, ya sean vaginales, de la mucosa bucal, oftalmológico, nasal o de heces.
  4. Por aparatos de Biorresonancia.
  5. Pruebas de resistencias a los distintos anti-fúngicos.
  6. Por kinesiología. Con esta técnica, además, se puede precisar con mucho detalle qué alimentos excluir de la dieta.
  7. Por sintomatología. Si al leer la sintomatología se padecen varios síntomas.
  8. Test del vaso y la saliva, según Andreas Moritz en su libro “Los Secretos Eternos de la Salud”.  Al levantarse por la mañana, hay que enjuagarse la boca y luego llenar un vaso de agua fresca. Se junta un poco de saliva y se escupe en el vaso. Hay que observar qué sucede con la saliva durante los siguientes 30 ó 40 minutos, en especial durante los primeros minutos. Si se tiene una infección por cándida aparecerá al menos uno de estos indicios:
    1. Hebras que se forman a partir de la saliva y descienden hacia el fondo del vaso.
    2. Presencia de saliva de aspecto extraño en el fondo del vaso.
    3. Pequeñas motas turbias suspendidas en el agua.

Cuanto más rápido se formen las hebras y las pequeñas motas turbias, más extendida estará la infección. Si los indicios señalados suceden de inmediato, significa que las bacterias se han extendido a otras partes del cuerpo. Por otro lado, si la saliva queda flotando en la superficie y el agua se mantiene perfectamente clara, lo más probable es que no se tenga ninguna infección. Cuando existe un desarrollo excesivo de bacterias, la prueba mostrará los resultados a cualquier hora del día.