La formación de la placa bacteriana y la caries dental son trastornos crónicos que necesitan una revisión continua en el dentista. En un artículo anterior comentamos los 5 problemas más frecuentes de la boca durante la vejez; de entre ellos, destacamos que, a medida que envejecemos, nuestros dientes tienen mayor susceptibilidad de sufrir caries.

Son muchos los agentes terapéuticos que se han fabricado para intentar tratar la placa y la caries dental; no obstante, el inconveniente fundamental es que la saliva elimina el producto y se pierde cuando tragamos. Por estos motivos, es muy complicado mantener el fármaco actuando de la manera que queremos en la boca.

Un equipo de investigadores dirigido por Danielle Benoit, de laUniversidad de Rochester, y Hyun Koo, de la Universidad de Pensilvania, ha descubierto un nuevo método para llevar el agente antibacteriano al interior de la placa, aun en presencia de la saliva.

“Teníamos dos retos específicos. Teníamos que encontrar la manera de llevar el agente antibacteriano hasta los dientes y mantenerlo allí, y también la forma de liberar el agente en los lugares elegidos”, explicó el investigador Benoit.

Nanopartículas capaces de atacar la placa bacteriana

placa_dental

Los investigadores hallaron un truco muy ingenioso para liberar el fármaco cuando era necesario. Las partículas que transportan el principio activo del fármaco se desestabilizan a pH bajo, que es justo lo que ocurre en la placa bacteriana cuando se expone a los azúcares. Así, el fármaco se libera rápidamente y actúa en la placa bacteriana.

Por otro lado, los investigadores jugaron con las cargas de las partículas con el objetivo de mantener el fármaco en el lugar deseado. Construyeron una capa externa cargada positivamente y en la parte interna aseguraron el almacenamiento del fármaco con una capa hidrofóbica (que huye del agua).

¿Por qué cargaron positivamente los polímeros de la capa externa? Porque el esmalte de los dientes está constituido por hidroxiapatita, que está cargada negativamente. Como ya sabéis, las cargas positivas se repelen, y las contrarias se atraen, por lo que las cargas positivas de las nanopartículas se sienten atraídas por la hidroxiapatita del esmalte del diente.

Esto, sumado al hecho de que el fármaco se libera a pH bajo, permitió que estas pequeñas partículas permanecieran en el lugar preciso y, además, pudieran adherirse con total eficacia a la placa dental. Los investigadores creen que los resultados que han obtenido permitirá mejores tratamientos contra la caries, así como en otras enfermedades donde se requiere este tipo de tecnología.