CIRUJANOS MAXILOFACIALES EN CANCÚN Y PLAYA DEL CARMEN

La CIRUGIA MAXILOFACIAL es una especialidad odontológica que trata, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades de los tejidos blandos y duros de la boca y cara. El Cirujano Máxilofacial es un profesional altamente calificado que debe cursar una Residencia Hospitalaria con un mínimo de cuatro años, en Hospitales en los que exista la especialidad con reconocimiento oficial y siempre será un halago mostrar a los pacientes los diplomas legalizados que acreditan su entrenamiento, al mismo tiempo que su certificación del consejo  lo acredita como tal.

 

medicosencancun

Dra. Araceli Andrade Velasco
Cirujano Maxilofacial

Sta. María Siké – Mza 4,5 Y 9 Smza 7

Tel.(998)891-5200

 

medicosencancunClínica Dental Quirúrgica
Cirujanos Maxilofaciales

Av. Coba 141 Depto A Mz.7 Lt.18 SMz.30
Col. Sm 30
Cancún , Quintana Roo 77510

Tel.(998)887-9019 / 887-7117

logogaleniaHector Manuel Negron Sanchez
Cirujano Dentista & Maxilofacial

Av.La Luna No.7 S.m.44 Mz.6 Fracc. Alborada casi esq. con Kabah, Cancún, Quintana Roo

Tel. (998) 848 15 55 | (998) 848 10 82 | (998) 848 09 01 | (998) 848 13 48

Dr. Rodrigo Flores Flores

Cirujano Maxilofacial

  • Implantes dentales
  • Trauma maxilar
  • Articulación Temporomandibular
  • Deformidades Maxilares

Hospital Star médica Consultorio 720 
Teléfono: 9436010
Conmutador: 9302880    Ext. 2720
Celular: 9991270031

E-mail: dr.rodrigoflores@yahoo.com

ver pagina web

Dr. Alejandro López Pascual

Cirujano Maxilofacial Certificado por el Consejo de Cirugía Oral y Maxilofacial A.C.

Egresado del Hospital Juárez de México SSA

Ced Prrof.2056710 Ced.Esp 3224338

Atención a:

  • Cirugía de 3er molar
  • Traumatismo maxilar
  • Implantes dentales
  • Prognatismo
  • Paladar hendido
  • Tumores en glándulas salivales

Calle 29 num 210 esquina con 20. Colonia Garcia Ginerés 
Teléfono: 9208683

Celular: 9991365784

E-mail:  ale.lopas@gmail.com

ver pagina web

Cirugías que hace un cirujano maxilofacial

Cirugías que hace un cirujano maxilofacial

Es la especialidad médico quirúrgica que se ocupa de la prevención, estudio, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de la patología (estudio de las enfermedades) de la boca, cara y territorio cráneo facial, así como de los órganos y estructuras cervicales relacionadas directa o indirectamente con las mismas.

¿Qué hace un Cirujano Maxilofacial?

El cirujano maxilofacial realiza desde extracciones de muelas del juicio o colocación de implantes dentales, hasta cirugía estética, oncológica y reconstructiva.

Esta especialidad está muy relacionada con la cirugía plástica, neurocirugía y la otorrinolaringología con las que trabaja estrechamente, coincidiendo en algunos aspectos, así como con la especialidades odontológicas de ortodoncia y prostodoncia (prótesis dentales).

¿Qué otros problemas resuelve la cirugía oral y maxilofacial?

  • Oncología oral, cráneo facial y cervical, base del cráneo.
  • Implantología oral (colocación y rehabilitación de implantes dentales osteintegrados).
  • Tumores benignos y malignos de la cabeza y el cuello.
  • Fracturas y heridas faciales.
  • Mal formaciones congénitas: labio leporino, paladar hendido, fisura palatina o niños con alteración en la forma del cráneo.
  • Cirugía ortognática: deformidades dentofaciales.
  • Cirugía estética (lifting facial o ritidectomía, blefaroplastia, mentoplastia o genioplastia, rinoplastia.
  • Septoplastia (corrección quirúrgica de defectos y deformidades del tabique nasal).
  • Otoplastia (cirugía que resuelve las deformidades de la oreja).
  • Cirugía reconstructiva de la cara, patología de glándulas salivales (parotiditis, tumores benignos y malignos, cálculos, etc.)
  • Terceros molares (muelas del juicio) o caninos incluidos, quistes de lo maxilares, patología de la mucosa oral y de la articulación temporomandibular (disfunción craneomandibular).
  • Patología infecciosa cervicofacial, flemones (inflamación de encías por una infección) y abscesos faciales, cervicales.
Corrección de prognatismo

Corrección de prognatismo

Hablamos de prognatismo cuando los dientes inferiores, están por delante de los superiores, y no encajan.

Tiene dos causas: una falta de crecimiento del maxilar superior (hipoplasia maxilar) o un exceso de crecimiento de la mandíbula (hiperplasia mandibular) .

A menudo nos encontramos con una combinación de ambas: falta de crecimiento del maxilar superior y exceso de crecimiento de la mandíbula. Se debe a que la mandíbula estimula el crecimiento del maxilar superior y si en la adolescencia existe prognatismo mandibular, el maxilar no crece lo necesario y acaba en crecimiento insufieciente del maxilar.

Tratamiento del prognatismo mandibular

El prognatismo se puede tratar retrocediendo la mandíbula, avanzando el maxilar superior o una combinación de retroceso mandibular y avance maxilar ( cirugía bimaxilar).

Habitualmente requiere una preparación ortodóncica previa para que los dientes encajen correctamente al colocar mandíbula y maxilar en la posición correcta.
En casos donde aplicamos el protocolo “Surgery First”, esta preparación ortodóncica previa queda reducida o incluso eliminada.

¿Qué hace un cirujano maxilofacial?

¿Qué hace un cirujano maxilofacial?

El cirujano maxilofacial realiza desde extracciones de muelas del juicio o colocación de implantes dentales, hasta cirugía estética, oncológica y reconstructiva.

Esta especialidad está muy relacionada con la cirugía plástica, neurocirugía y la otorrinolaringología con las que trabaja estrechamente, coincidiendo en algunos aspectos, así como con la especialidades odontológicas de ortodoncia y prostodoncia (prótesis dentales).

¿Qué otros problemas resuelve la cirugía oral y maxilofacial?

  • Oncología oral, cráneo facial y cervical, base del cráneo.
  • Implantología oral (colocación y rehabilitación de implantes dentales osteintegrados).
  • Tumores benignos y malignos de la cabeza y el cuello.
  • Fracturas y heridas faciales.
  • Mal formaciones congénitas: labio leporino, paladar hendido, fisura palatina o niños con alteración en la forma del cráneo.
  • Cirugía ortognática: deformidades dentofaciales.
  • Cirugía estética (lifting facial o ritidectomía, blefaroplastia, mentoplastia o genioplastia, rinoplastia.
  • Septoplastia (corrección quirúrgica de defectos y deformidades del tabique nasal).
  • Otoplastia (cirugía que resuelve las deformidades de la oreja).
  • Cirugía reconstructiva de la cara, patología de glándulas salivales (parotiditis, tumores benignos y malignos, cálculos, etc.)
  • Terceros molares (muelas del juicio) o caninos incluidos, quistes de lo maxilares, patología de la mucosa oral y de la articulación temporomandibular (disfunción craneomandibular).
  • Patología infecciosa cervicofacial, flemones (inflamación de encías por una infección) y abscesos faciales, cervicales.
El miedo retrasa y complica la cirugía de extracción de las muelas del juicio

El miedo retrasa y complica la cirugía de extracción de las muelas del juicio

El miedo al dolor retrasa y complica la cirugía de extracción de las muelas del juicio o cordales, según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), que además ha querido recordar la importancia de acudir al especialista cuando empiezan a dar problemas para así poder facilitar el tratamiento.

Las muelas del juicio ocasionan molestias en al menos dos tercios de la población, pero “muchos buscan ayuda cuando ya el dolor es intenso y frecuente, y llegan a la consulta con apiñamiento, reiterados flemones o caries”, ha afirmado la jefe de Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario La Fe de Valencia, la doctora Carmen Baquero.

Además, según ha reflejado un estudio español publicado en el número de septiembre de la revista ‘International Journal of Oral and Maxillofacial Surgery’, la extracción de los terceros molares y las muelas del juicio, se vuelve más difícil en aquellos pacientes que tienen ansiedad o miedo.

Un 72 por ciento de la población tiene al menos un cordal inferior de difícil erupción y un 45 por ciento tiene problemas con el cordal superior, según datos de la SECOM. Por ello, la cirugía de extracción es una de las más frecuentes en los servicios de cirugía oral y maxilofacial, indicada en casos de infecciones, molestias de repetición durante la erupción, motivos ortodóncicos, caries, malposición o patología asociada. En el caso de los adolescentes “suele ser por un motivo ortodóncico y casi siempre optamos por extraerlas para evitar complicaciones en el futuro. La extracción por prevención a esas edades resulta bastante rentable”, indica la doctora Baquero.

En este sentido, cuando se trata de adultos jóvenes, la principal causa es el apiñamiento dentario, según la especialista, mientras que en adultos suele ser por infecciones de repetición y por problemas de flemones. De la misma forma, en la edad adulta, el motivo viene por la formación de lesiones de los maxilares en relación con los tejidos que forman la muela. Por ello, en adultos no está tan definido si es necesario extraerlas si no han dado problemas. “Lo normal es quitarlas cuando los dan”, afirma la especialista.

Por su parte, el presidente de SECOM, Javier González Lagunas ha asegurado que las extracciones de las muelas de juicio “debe realizarlas un cirujano oral y maxilofacial, que está formado para realizar una cirugía de este tipo y asumir cualquier tipo de complicación”.

Esta intervención puede realizarse con anestesia local, sedación endovenosa o anestesia general, en función de las características del paciente. En cuanto al postoperatorio es normal que el paciente tenga inflamada la zona durante un máximo de 48 horas, dificultad para abrir la boca y dolor variable en función de su tolerancia a este. Por ello, los cirujanos orales y los maxilofaciales recomiendan tomar una dieta blanda y fría durante los primeros días, además de extremar la higiene bucal, no fumar y tomar el tratamiento indicado que suele ser a base de analgésicos y antibióticos.

NUEVAS TÉCNICAS PARA LA EXTRACCIÓN DE MUELAS DEL JUICIO

Tanto la extracción de las muelas del juicio como el postoperatorio han evolucionado en los últimos años gracias a los nuevos avances tecnológicos que se han incorporado en este tipo de intervenciones.

La prueba de diagnóstico más utilizada es la ontopantomografía o radiografía panorámica. Sin embargo, “el escáner dental se utiliza cada vez más ya que permite conocer la posición exacta de los dientes o localizar un nervio lo que aumentará la precisión del cirujano en quirófano”, ha afirmado el doctor del del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital de Cruces de Bilbao, Luis Barbier.

En cuanto a la cirugía, otro de los avances que se están utilizando es el bisturí piezoeléctrico “para mover el hueso que está encima de las muelas del juicio, lo que mejora el postoperatorio y da menos problemas”, añade el doctor Barbier.

Extracción preventiva de las muelas del juicio

Extracción preventiva de las muelas del juicio

El miedo al dolor retrasa y complica la cirugía de extracción de las muelas del juicio o cordales, según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM), que recuerda la importancia de acudir al especialista cuando empiezan a dar problemas para facilitar el tratamiento. Las muelas del juicio ocasionan molestias en al menos dos tercios de la población. De hecho, “hay pocas personas que a lo largo de su vida no las hayan sufrido. Sin embargo, muchos buscan ayuda cuando ya el dolor es intenso y frecuente y llegan a la consulta con apiñamiento, reiterados flemones o caries”, señala la doctora Carmen Baquero, jefe de Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario La Fe de Valencia.

Cirugía segura sin complicaciones

Según esta especialista, “todavía, a pesar de los avances en los tratamientos, existe un miedo ancestral a todo lo relacionado con la salud oral y esto es muchas veces lo que impide al paciente tomar la decisión de acudir a la consulta”. Además, la extracción de los terceros molares, las muelas del juicio, se vuelve más difícil en aquellos pacientes que tienen ansiedad o miedo, según se refleja en un estudio español publicado en la revista International Journal of Oral and Maxillofacial Surgery. Sin embargo, es “una cirugía segura en la que apenas surgen complicaciones”, añade la doctora. Otra investigación de ese mismo número revela la baja frecuencia de eventos adversos durante la extracción.

Extracción preventiva en los adolescentes

Un 72% de la población tiene al menos un cordal inferior de difícil erupción y un 45% tiene problemas con el cordal superior, según datos de la SECOM. Por ello, la cirugía de extracción es una de las más frecuentes en los servicios de cirugía oral y maxilofacial, indicada en casos de infecciones, molestias de repetición durante la erupción, motivos ortodóncicos, caries, malposición o patología asociada. En el caso de los adolescentes “suele ser por un motivo ortodóncico y casi siempre optamos por extraerlas para evitar complicaciones en el futuro. La extracción por prevención a esas edades resulta bastante rentable”, indica la doctora Baquero.

Indicaciones de extracción en adultos

No obstante, en adultos no está tan definido si es necesario extraerlas si no han dado problemas.  “Lo normal es quitarlas cuando los dan”, explica esta especialista. En adultos jóvenes la principal causa es el apiñamiento dentario, según esta especialista. En adultos suele ser por infecciones de repetición y por problemas de flemones. Por su parte, en la edad adulta el motivo viene por la formación de lesiones de los maxilares en relación con los tejidos que forman la muela, “como quistes u otro tipo de lesiones tumorales de la mandíbula”, comenta. Las extracciones de las muelas del juicio “debe realizarlas un cirujano oral y maxilofacial, que está formado para realizar una cirugía de este tipo y asumir cualquier tipo de complicación”, destaca el doctor Javier González Lagunas, presidente de SECOM.

Cuidados postoperatorios

La intervención puede realizarse con anestesia local, sedación endovenosa o anestesia general, en función de las características del paciente. En cuanto al postoperatorio, “tendrá inflamada la zona durante un máximo de 48 horas, dificultad para abrir la boca y dolor variable en función de su tolerancia”, asegura el doctor González Lagunas. Los cirujanos orales y maxilofaciales recomiendan dieta blanda y fría durante los primeros dos días, extremar la higiene bucal, no fumar y tomar el tratamiento indicado que suele ser a base de analgésicos y antibióticos.

 

Nuevas técnicas

 
Tanto la extracción de las muelas del juicio como el postoperatorio han evolucionado en los últimos años gracias a los “avances tecnológicos incorporados”, señala el doctor Luis Barbier, del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital de Cruces de Bilbao. La prueba de diagnóstico más utilizada es la ontopantomografía o radiografía panorámica. Sin embargo, “el escáner dental se utiliza cada vez más ya que permite conocer la posición exacta de los dientes o localizar un nervio lo que aumentará la precisión del cirujano en quirófano”, afirma.  Un estudio japonés publicado en julio en la revista World Journal of Radiology confirma su utilidad para identificar posibles factores de riesgo que puedan influir durante la cirugía de terceros molares gracias a la prestación de imágenes claras. En cuanto a la cirugía, otro de los avances que se están utilizando es el bisturí piezoeléctrico “para mover el hueso que está encima de las muelas del juicio, lo que mejora el postoperatorio y da menos problemas”, expone el doctor Barbier. Una investigación italiana publicada este mes en la revista Journal  of Oral and Maxillofacial Surgery  ha comprobado como su uso se asocia con “menos molestias postoperatorias y con mejores resultados en cuanto a la hinchazón”.

La cirugía oral y maxilofacial. Una especialidad peculiar

La cirugía oral y maxilofacial. Una especialidad peculiar

El otro día, uno de mis seguidores en twitter, me preguntó acerca de los requisitos para formarse como cirujano maxilofacial en España. Cuando escribía la respuesta, me di cuenta de que, aunque en muchas ocasiones tratamos pacientes similares, la formación como cirujano maxilofacial es muy distinta según las diferentes regiones del Mundo.

La Cirugía Oral y Maxilofacial, que así se denomina en España, es una especialidad médica reconocida como tal desde 1977.  Está regulada por una Comisión Nacional que se renueva periódicamente desde 1984. A la formación hospitalaria se accede mediante un examen nacional.

Durante los cinco años que dura la Residencia, se adquiere formación en oncología, deformidades y traumatología cérvico-facial, así como en patología cráneofacial de adultos y niños, patología glandular, alteraciones témporo-mandibulares y, por supuesto, cirugía oral.

El reconocimiento en el ámbito europeo (UEMS), no llegó hasta 1989. En el viejo continente, no existe uniformidad en cuanto al acceso a la formación como especialista en Cirugía Maxilofacial. En países como Italia y España, se accede desde la Medicina; en otros como Alemania y Reino Unido, es necesario poseer el doble grado en Medicina y Odontología; mientras en algunos otros, léase por ej. Dinamarca,  es una especialidad a la que se llega desde la Odontología.

Estas diferencias plantean serios problemas a la hora de la libre circulación de especialistas en Europa. Así, dentro del ámbito de la Unión Europea, un cirujano español no puede ejercer como tal en el Reino Unido. Es más, ese mismo cirujano tampoco puede ejercer aunque tenga la doble titulación médica y odontológica, pues se considera que la vía de acceso a la formación es distinta.

Los cirujanos maxilofaciales españoles tenemos relación con cirujanos estadounidenses y latinoamericanos. En esta última región, en la mayor parte de los países, el acceso a la formación en Cirugía Maxilofacial se produce a través de las facultades de Odontología. En Estados Unidos los cirujanos maxilofaciales acceden desde la “Dental School”, aunque cada vez existe una mayor tendencia al doble grado que les permita ejercer funciones de cirujano de cabeza y cuello, similares a las que hacemos en España.

image003

A pesar de estas diferencias, existen diversos organismos internacionales que tratan de aunar y unificar a todos los cirujanos maxilofaciales. Organismos como la IAOMS (International Association of Oro-Maxillofacial Surgeons) ofrecen programas de formación,“fellowships”,  abiertos a todos los cirujanos del Planeta, sea cual fuere su origen en distintos destinos del Mundo.

Del mismo modo, las autoridades sanitarias de cada país, trabajan para unificar criterios de formación, porque el objetivo universal sigue siendo el mismo: ofrecer a nuestros pacientes la mejor atención posible allí donde sea.

No te puedes perder estos artículos del Dr. José Luis Cebrián:

Odontología y Medicina, trabajo en equipo

Medicina y Tecnología: Los Biomateriales