Las varices tiene origen por la dilatación de las venas que se inflaman y toman lugar en la superficie de la piel (he aquí la razón de porque sobresalen más que otras venas) Normalmente su color es rojizo, morado o azul oscuro, lo cierto es que se vuelven ineficientes y pierden la función principal de llevar y traer sangre al corazón.

VARICES EN LAS PIERNAS

Son las más comunes porque son las más visibles al ojo humano, puedes encontrarlas en los muslos de tus piernas, detrás de las rodillas, en los tobillos o en los entre muslos. Causan pesadez y cansancio por lo que debes evitar: mantenerte de pie por lapsos largos, tener sobrepeso o el uso prolongado de anticonceptivos.

VARICES EN EL RECTO O HEMORROIDES

Ésta es una forma de varices presentes en la zona interior recto, específicamente en el ano. La causa más común de éste tipo de varices es el esfuerzo a la hora de evacuar, por tanto debes prevenir el estreñimiento. Muchas mujeres padecen varices producto de los partos naturales. La inflamación de estas venas produce dolor, sangrado a la hora de evacuar y malestar en la zona del ano.

VARICES EN EL ESCROTO O VARICOCELE

Ésta forma de varices la padecen sólo los hombres y se produce por la inflamación de las venas en el área del escroto. Los hombres que padecen de la inflamación de estas venas en esa zona ponen en riesgo la fertilidad, es por eso que se hace necesaria la Cirugía vascular en este caso.

Bien sea en las piernas, en el recto o en la parte interna del aparato reproductor masculino, no dejes que el dolor, el temor o la falta de conocimiento exponga más tu salud. Busca un diagnóstico y recupera la eficiencia de tus venas en nuestra unidad de Angiología y Cirugia Vascular