Muchas personas piensan que tienen exceso de peso cuando en realidad no es así. No tener las medidas de una modelo no implica sobrepeso en absoluto. De hecho, todas las personas necesitan grasa en el cuerpo, y en una persona normal debe constituir entre el 10 y el 18 % de su peso total. En las mujeres la cifra se eleva hasta entre 18% y 25 % del total de su peso.

El Sobrepeso y la Obesidad se asocia con incremento de enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia, aterosclerosis, cánceres de mama, próstata, ovario, útero, colon, y páncreas.

Actualmente el paso inicial en la evaluación clínica de la obesidad son las medidas del peso y de la estatura, y luego evaluar el grado de sobrepeso y obesidad utilizando el Índice de Masa Corporal (IMC) ya que existe una muy buena correlación entre el IMC y la cantidad de grasa corporal. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja su utilización por lo fácil y practico de su funcionamiento.

Se calcula de manera muy sencilla, dividiendo tu peso en kilos entre tu altura en metros (elevado al cuadrado) de la forma siguiente:

Picture

Por ejemplo.  Tenemos que Diana pesa 68 kg y mide 1.45 m.  Entonces dividimos 68 / 1.45 x 1.45 =   68/ 2.10 = 32.38.

El IMC de Diana es de 32.38, utilizando las tablas de clasificación, la sitúa que tiene Obesidad Grado I y por tanto la pone en riesgo Moderado de sufrir las enfermedades antes mencionadas.

Picture

Es una buena idea que calcules el IMC de toda tu familia utilizando la fórmula y las tablas de referencia para saber que tanto riesgo tienen. Cabe mencionar que estos cálculos solo son para adultos y no aplican para personas menores de 20 años.

Es importante no-solo evaluar el grado de sobrepeso y obesidad, sino también la localización de la grasa. Las complicaciones metabólicas del exceso de grasa ocurren fundamentalmente cuando la grasa se localiza en la cintura y sobre todo cuando la grasa es intraabdominal.

%d bloggers like this: